China arrastra al capitalismo mundial a la recesión

Los defensores del decrecimiento están de enhorabuena: por primera vez desde 2008, la economía mundial está en recesión. El PIB mundial disminuirá en el primer trimestre de este año y en el segundo también.

Dos países del G8 ya están en recesión. En primer lugar Japón, la tercera economía más grande del mundo, cuyo PIB se redujo en un 1,6 por ciento en el cuarto trimestre del año pasado y se espera que siga disminuyendo en el primer trimestre de éste.

Al haber sufrido ya una caída del 0,3 por ciento del PIB en el cuarto trimestre de 2019, se espera que Italia también experimente un segundo trimestre consecutivo de recesión.

Pero ni Japón ni Italia son capaces de arrastrar al capitalismo a una recesión mundial. Desde hace unos quince años, la contribución de Japón al crecimiento mundial ha sido sólo de 0,06 puntos por año y la de Italia de 0,02 puntos.

En cambio, la contribución de China al crecimiento mundial es de 1,2 puntos por año desde 2000. Si el gigante asiático tropieza y su PIB se derrumba, aunque sólo sea temporalmente, el capitalismo mundial no podrá recuperarse.

El PIB de China está cayendo bruscamente en el primer trimestre de este año y se espera que la disminución trimestral sea de alrededor del 1 por ciento.

El crecimiento medio anual del PIB chino podría desplomarse hasta el 3,5 por ciento a lo largo del año, el nivel más bajo de la historia estadística moderna de China: el 3,9 por ciento.

Hablamos sólo del impacto directo de la recesión china; a ella hay que añadir la indirecta, que se verá primero en Asia y luego en todo el mundo. Todos los países y todos los sectores de actividad se verán afectados. No olvidemos que, por ejemplo, el 60 por ciento del crecimiento del sector del lujo en los últimos 15 años procede de China.

El turismo, los viajes y el comercio internacional se ralentizarán, si no se colapsan completamente con la tontería del coronavirus. Eso reducirá aún más el PIB.

El crecimiento del comercio mundial cayó a un mínimo del 1 por ciento el año pasado. Es evidente que, con la disminución de este año, el crecimiento del PIB mundial sufrirá todavía más.

Si bien hace diez años el capital financiero internacional pudo poner en marcha de nuevo la maquinaria con la “flexibilidad monetaria”, es decir, a base de endeudamiento, ahora ya no les quedan más cartuchos. La deuda mundial es impagable y dará lugar a quiebras en cadena de grandes monopolios.

Al tiempo: lo que oiremos dentro de poco en la televisión es que la nueva recesión mundial es consecuencia del coronavirus.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: