Ante el avance talibán, las potencias occidentales evacúan al personal diplomático de Afganistán

Ayer comenzó la evacuación urgente de los diplomáticos occidentales de Afganistán, debido a la aceleración del ritmo de la ofensiva talibán. Estados Unidos y otras potencias occidentales están especialmente preocupados después de que los talibanes tomaran el control de las mayores ciudades del país y se acercaran a Kabul.

Washington ha decidido reducir aún más su presencia diplomática en Kabul en las próximas semanas. Para llevar a cabo la evacuación, el Pentágono desplegará 3.000 soldados en el aeropuerto internacional de la capital. Otros 1.000 se enviarán a Qatar para recibir apoyo técnico y logístico.

La embajada de Estados Unidos en Kabul ordenó a su personal que destruyera los documentos sensibles y los símbolos estadounidenses que pudieran ser utilizados por los talibanes con fines propagandísticos. Un funcionario de la embajada informó al personal del lugar en el que se encuentra el incinerador y otros equipos de destrucción de documentos.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo que se trataba del protocolo habitual cuando se reduce la presencia diplomática estadounidense en un país.

Los diplomáticos estadounidenses recuerdan el atentado de 2012 contra el consulado en Bengasi, en Libia, en el que cuatro funcionarios murieron, entre ellos el embajador Chris Stevens.

Al mismo tiempo, Londres ha anunciado el redespliegue de 600 militares para ayudar a los ciudadanos británicos a salir de Afganistán.

También Alemania reducirá su personal diplomático en Kabul al mínimo necesario, aunque la embajada seguirá trabajando, dijo el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas. El gobierno enviará un equipo de apoyo a la capital afgana para ayudar a organizar la evacuación. Alemania ha decidido adelantar el flete de vuelos para repatriar al personal de la embajada, así como a los ciudadanos afganos que lucharon junto con el ejército alemán y a los traductores que colaboraron en la ocupación.

Dinamarca y Noruega anunciaron el cierre temporal de sus respectivas embajadas en Kabul, ya que ambos países decidieron evacuar a todos sus funcionarios. El gobierno español ha anunciado que empezará a repatriar al personal de su embajada en Kabul y que esta preparado para cualquier eventualidad, incluido el vaciado de la embajada si fuera necesario. Finlandia, por su parte, mantiene abierta su representación, pero ha decidido evacuar hasta 130 afganos que han trabajado al servicio de Finlandia, la Unión Europea y la OTAN, y a sus familias, dijo el ministro de Asuntos Exteriores finlandés, Pekka Haavisto.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: