Alemania cae oficialmente en la recesión económica

El lunes el Bundesbank anunció que Alemania entraba oficialmente en recesión. El crecimiento “podría volver a caer significativamente” y los expertos de las finanzas no tienen dudas en el diagnóstico: la culpa es de la pandemia.

El producto interior bruto ha vuelto a caer “significativamente” en el primer trimestre de este año. La primera economía europea ha entrado en recesión, reconoce el Bundesbank en su boletín mensual del lunes 21 de febrero.

De enero a marzo, el crecimiento alemán “podría volver a caer de forma significativa debido a la pandemia”, tras un descenso del 0,7 por cien en el cuarto trimestre de 2021. Después llega el cuento de la lechera: la economía alemana debería acelerarse de nuevo en primavera.

Un descenso del PIB durante dos trimestres consecutivos define técnicamente una recesión.

“La pandemia está extendiendo sus efectos en el actual trimestre de invierno, siendo la principal causa del descenso de la actividad económica en el cuarto trimestre de 2021. Las medidas de contención, y el consiguiente ajuste de comportamiento, han golpeado duramente a algunos sectores de servicios”, dice el Banco Central.

En cuanto a la producción, aunque las carteras de pedidos están llenas, las empresas seguían calificando de graves los problemas de entrega a finales del año pasado, señala el informe.

Desde entonces, la recuperación de la actividad industrial indica que las cosas se están relajando un poco. En particular, se espera que la producción de automóviles repunte este año tras los niveles históricamente bajos de 2021 debido a la falta de semiconductores, según una previsión de la asociación comercial VDA a principios de febrero.

Con este arranque de año, más lento de lo previsto, Alemania revisa a la baja su crecimiento, así como sus previsiones de crecimiento. El Ministerio de Economía y Clima revisó a finales de enero su previsión de crecimiento para 2022 hasta el 3,6 por cien, frente al 4,1 por cien estimado el pasado octubre.

Pero las previsiones no han contado con que el gas ruso no llegará, lo que provocará algunas dificultades en el suministro de electricidad a las grandes fábricas alemanas y un coste adicional que podría perjudicar el crecimiento.

Cuando los precios de la energía suben, aumenta el PIB en la misma cantidad y hace creer a la gente que el crecimiento aumenta, excepto que es un aumento del crecimiento en el agregado del PIB, pero es una caída de los márgenes, tanto para las empresas como para los trabajadores.

comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: