Arabia saudí financió Al-Qaeda a través del banco HSBC

El castillo de Woslfberg es famoso en todo el mundo no sólo porque su historia se remonte al siglo XII. Entre sus antiguas paredes se reunieron, en octubre del año 2000, los representantes de once grandes bancos para discutir las directrices de Know your client (Conoce a tu cliente). Esta declaración de intenciones contenía políticas a seguir para prevenir el lavado de dinero y la financiación del terrorismo a través de las entidades financieras. En este selecto club, el Wolfsberg Group, también estaba el HSBC Private Bank.
Los documentos filtrados por el informático suizo Hervé Falciani ponen en entredicho el respeto de este acuerdo en la sede de Ginebra del banco de origen británico. La documentación filtrada atestigua que entre los clientes de la entidad no sólo se encontraban nombres ligados al tráfico de droga, sino también empresarios saudíes vinculados a la financiación de la organización terrorista Al-Qaeda.
SwissLeaks ha encontrado varios nombres relacionados con este tipo de actividades. Varios de ellos aparecen en la «Golden Chain», una lista de supuestos financiadores de Al-Qaeda. Se tuvo conocimiento de ella en 2002, cuando en una operación contra el terrorismo en Sarajevo las fuerzas de seguridad bosnias se toparon con un disco duro etiquetado como «La Historia de Osama». A partir de ella, la CIA y la Comisión del Senado de Estados Unidos identificaron algunos de los nombres que recogía como parte de la red que prestaba apoyo financiero a Bin Laden. Un hilo que conducía hasta Arabia Saudí y otros países del Golfo.
El diario francés Le Figaro y el testimonio de un preso de la cárcel de Guantánamo han vuelto a relacionar el país de los jeques con el dinero que se utilizó para poner en marcha la operativa de la organización que revindicó los atentados a las Torres Gemelas.
La lista de la Golden Chain se hizo pública en 2003. Uno de los saudíes relacionados con la organización terrorista abrió una cuenta en el año 2004. En 2006/2007 las empresas relacionadas con su cuenta registraban un saldo máximo de 44 millones de dólares. En ambas listas –tanto la Golden Chain como la de clientes del banco– aparece también el ciudadano saudí I. A., vinculado a la International Islamic Relief Organization. Esta entidad fue incluida por el Gobierno de Estados Unidos en la lista de organizaciones sospechosas de financiar el terrorismo.
No son los únicos vinculados al dinero de Al-Qaeda. A mediados de los años 90 se publicó que uno de sus clientes, con saldo positivo entre 2006 y 2007, había pagado 200 millones de dólares para evitar acusaciones de delito ligadas la financiación de diferentes grupos rebeldes en Afganistán.
También estuvieron vinculadas al grupo algunas organizaciones supuestamente dedicadas a actividades benéficas. Entre ellas, la Benevolence International Foundation, que tenía como tesorero a M. B., quien abrió una cuenta en el banco suizo en 1997. La entidad fue listada como peligrosa y relacionada a Al Qaeda. La organización está relacionada con la financiación directa del grupo de Bin Laden y con militantes de grupos extremistas en Chechenia y en Bosnia.
Esta serie de nombres y personalidades, como en el caso del narcotráfico, apuntan a las normas laxas del banco. Ocurrió con empresarios relacionados al tráfico de droga en México o con los que mueven los hilos de la guerra en África.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: