200 millones de trabajadores salieron a la huelga en India contra la política económica del gobierno

Ayer 200 millones de trabajadores salieron a la huelga en India, incluyendo a la construcción, banca, manufactura y servicios. Contaron con el apoyo de más de 300 organizaciones campesinas.

La protesta fue convocada por los principales sindicatos y tiene por objeto presionar al gobierno para que derogue cuatro códigos laborales, que privan a los trabajadores de conquistas básicas, como la jornada laboral de ocho horas.

Los sindicatos exigen también un salario mínimo de unos 280 dólares, una pensión de 133 dólares, 10 kilos de cereales para las familias necesitadas y el fortalecimiento del sistema de distribución pública, además del fin del proceso de recortes en las empresas del sector público.

En apoyo a las organizaciones de campesinas, los trabajadores piden la revisión de tres leyes agrícolas introducidas por el gobierno que les privan de las garantías sobre el precio mínimo de apoyo y se desmantele el Comité de Comercialización de Productos Agrícolas, que conduce a la absorción de la agricultura por las grandes empresas.

Los sindicatos afirman que la huelga culmina la ira por las políticas antiobreras constantes y el confinamiento que obligó a los trabajadores migrantes a regresar a las aldeas, dejando a muchos sin dinero ni empleos.

Anurag Saxena, secretario de Nueva Delhi del Centro de Sindicatos de India, aseveró que los trabajadores se quedaron literalmente sin poder comer después que los propietarios no les pagaran durante el confinamiento y el gobierno tampoco concedió ninguna ayuda importante.

Muchos debieron emigrar y cuando regresaron no recibieron el salario necesario para ganarse la vida, incluyendo la educación de los niños, además de la incertidumbre para conseguir un empleo.

Los códigos laborales introducidos por el gobierno tratan de abolir garantías mínimas aseguradas a los trabajadores después de décadas de lucha y eliminan los tribunales laborales creados para resolver conflictos sobre cuestiones de salarios e indemnizaciones.

Por otro lado, las horas extras son gratuitas y los trabajadores pueden ser obligados a trabajar 12 horas y también han cambiado las normas para formar sindicatos.

A la huelga se unieron los trabajadores de sectores precarios, incluyendo las enfermeras parteras auxiliares, vendedores ambulantes, obreros de la construcción y trabajadores de la banca y los seguros, de la defensa y de los ferrocarriles.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: