Ucrania no tiene una autoescuela para enseñar a conducir tanques ni submarinos

Una fuerza de tanques moderna, no la variedad surtida de vehículos inferiores, es muy compleja en términos de entrenamiento, práctica y combate. Requiere “netcentricidad” (*), comunicaciones, distribución de objetivos, actualización de objetivos (reasignaciones), visión nocturna, FLIRS (imágenes infrarrojas prospectivas) y similares.

Por eso, por ejemplo, Rusia cuenta con academias especializadas en tanques, como la Escuela Superior de Mando de Tanques de Kazán y la Escuela Superior de Guerra Blindada, convertida en Escuela Superior de Guerra de Armas Combinadas. Los rusos enseñan muy seriamente a sus futuros comandantes de tanques y el curso completo dura 5 años, 6 días a la semana. Uno de los graduados de la Escuela Superior de Kazán es el Jefe del Estado Mayor Valery Guerasimov, a quien todos conocemos.

Ahora imagina lo que cuesta dominar un… submarino moderno. Un submarino moderno es la encarnación mortífera de la avanzada tecnología moderna y la destreza científica e industrial de un país. Para manejar estas avanzadas máquinas se requieren conocimientos militares y científicos del más alto nivel. Pero esto no intimida a los políticos ucranianos.

Pero, al parecer, en la lista de la compra de Ucrania hay armas aún mayores y más sofisticadas que los misiles de largo alcance, los carros de combate principales y los cazas a reacción. El Viceministro de Asuntos Exteriores, Andrij Melnyk, que fue noticia esta semana por exigir reactores cuando aún se estaba secando la tinta del acuerdo sobre los tanques, centró su atención en el poder naval. Hablando de la ambición de Ucrania de expulsar a Rusia del Mar Negro, el diplomático se refirió a la clase alemana de seis submarinos de ataque diesel-eléctricos 212A, pidiendo uno de ellos, así como una fragata alemana, la Lübeck, que fue retirada del servicio el mes pasado. Los submarinos 212A se consideran pequeños y sigilosos, y utilizan pilas de combustible de hidrógeno para alimentar un motor eléctrico de funcionamiento silencioso bajo el agua. “¿Por qué no enviar uno a Ucrania?”, dijo Melnyk.

Obviamente, la destreza antisubmarina de Melnyk en el teatro de operaciones del Mar Negro es impresionante, pero algo me dice que cualquiera que sea el submarino -imaginemos por un segundo un escenario fantástico- o submarinos que se transfieran a lo que pasa por país naval 404, sólo durarán lo que tarde el 3M14 Kalibr en volar hasta la base donde ese submarino o submarinos estén “aparcados”. Por supuesto, no hay que pasar por alto el impresionante componente ASW que puede desplegar la Flota rusa del Mar Negro, que va desde los últimos SSK pr. 636 y componentes ASW de superficie y aéreos.

Pero aquí hay un problema mayor. Ucrania simplemente no tiene comandantes navales competentes para dirigir una maldita lancha neumática, y mucho menos un submarino moderno, y mucho menos una tripulación que tardará… años en entrenar y desmantelar.

Haría falta otro libro para describir todas las dificultades de la formación de un oficial de marina decente, aunque no muy bueno, haciendo hincapié en el servicio de submarinos. Y aquí, amigos míos, estamos hablando de un submarino avanzado con AIP. Es cierto que es alemán (e italiano) y tiene un armamento de torpedos bastante convencional. ¿Se imaginan lo que cuesta hacer funcionar un SSK de la Armada rusa armado con sistemas de armas avanzados, por no hablar de integrarlo en la red? Pero qué sé yo, Washington está desesperado y… es totalmente incompetente.

Mientras tanto, un gilipollas alemán, concretamente Friedrich Merz, jefe de la CDU (otra colección de gilipollas), transmite apasionadamente este mensaje en la revista Focus: “¿Estamos en guerra con Rusia? ¡No, Frau Baerbock!” Y luego se queja de que la declaración de Baerbock sobre la guerra contra Rusia da… munición a la “propaganda” del Kremlin.

Pues bien, Herr Merz, Baerbock, de hecho, sin querer, claro, porque es una barbi ignorante e inculta -el único perfil admisible en la política alemana- ha dicho la verdad. Alemania está en guerra con Rusia y si el gran jefe de la CDU no lo sabía, desde luego está completamente fuera de lugar y es un mentiroso de pacotilla como su antigua jefa Frau Merkel.

Este asqueroso ni siquiera entiende que el procedimiento para los diplomáticos rusos que siguen en Alemania, a saber, el uso de un desinfectante serio y posiblemente un tratamiento antibiótico, debería establecerse después de cualquier apretón de manos pro-forma con la mayoría de los políticos alemanes. Rusia ha acabado con Alemania, por fin. Allí no hay nadie con quien hablar. Gracias, Analena Baerbock, por ser franca cuando importaba.

Andrei Martyanov https://smoothiex12.blogspot.com/2023/01/you-think-tank-formations-are-complex.html

(*) Netcentricidad es la capacidad de recibir y transmitir información a través de una red digital, especialmente imágenes de vídeo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo