¿Quién llevó el yihadismo al norte de África?

Hace trece años, el Sahel occidental, que se extiende desde la costa atlántica de Mauritania a través de Mali y Níger hasta la región del lago Chad, era uno de los lugares más seguros del planeta. Los mayores riesgos para un turista extranjero, o para cualquier otra persona, podían ser caerse en un pozo, pisar un escorpión, demasiado sol o no llevar suficiente agua.

Hoy, pocos lugares del mundo son más peligrosos.

A pesar de la seguridad de la región, el Departamento de Defensa estadounidense de Donald Rumsfeld elaboró entonces una serie de mapas en los que se describía la región como una importante zona terrorista. Esto se debió a que Rumsfeld probablemente tenía una buena idea de lo que iba a ocurrir en la región.

Hoy, mientras que los mapas del Pentágono son un duro recordatorio de lo que se ha convertido en una profecía autocumplida, las explicaciones de las autoridades estadounidenses sobre el terrorismo que llegó a abrumar a la región contienen tanta propaganda y desinformación como verdad.

Me explico. En el Sahel, el terrorismo -en el sentido del término posterior al 11-S- nunca ha sido simplemente una cuestión de creciente extremismo militante islamista, como se suele presentar en los medios de comunicación occidentales. Los predicadores wahabíes, financiados principalmente por Arabia Saudí, han estado presentes en la región, especialmente en Mali, durante décadas. Pero aunque fundamentalista, el wahabismo no aprueba ni la violencia ni el terrorismo.

El “terrorismo” que ha asolado la región en los últimos años procede más bien de otras fuentes y fuerzas externas.

El terrorismo en el Sahel desde 2003 ha pasado por varias fases distintas, especialmente en 2003, 2006, 2008, 2011 y 2013. La aparición del Califato Islámico, o Daesh, como se le conoce, en 2015 podría considerarse otra, aunque su impacto en el Sahel sigue siendo secundario en comparación con el de Al Qaeda o su franquicia local, Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

La guerra de Argelia contra el yihadismo

Las raíces del terrorismo en la región se encuentran en la guerra civil de Argelia, la “guerra sucia” de la década de los noventa.

Con luz verde de Occidente, el régimen militar argelino anuló las elecciones democráticas en 1992 y prohibió así la victoria del Frente Islámico de Salvación (FIS). El resultado fue una guerra despiadada y sangrienta entre los islamistas y el ejército, que dejó unos 200.000 muertos y a Argelia indeleblemente marcada. La estrategia esencial del ejército y el servicio secreto de inteligencia (DRS), fue infiltrarse en los grupos islámicos armados (GIA). El resultado fue que, cuando la guerra empezó a remitir en 1999 y el ejército se decidió por Abdelaziz Bouteflika como próximo presidente del país, era difícil saber quién mataba a quién.

La principal agencia de la lucha antiterrorista y de operaciones encubiertas que caracterizó la era posterior al 11-S de Bouteflika, tanto en Argelia como en la mayor parte de las regiones circundantes del Magreb y el Sahel, fue el DRS. Se convirtió en el verdadero poder de Argelia, un Estado dentro del Estado. Bajo el mando de su director, el general Mohammed “Toufik” Mediene, ejerció el poder a través de un elaborado sistema de patrocinio que cooptó a la élite política y empresarial, proporcionando al DRS acceso a rentas tanto políticas como empresariales.

La esencia de la relación entre el DRS y los servicios de inteligencia occidentales, que llegó a definir el panorama posterior al 11-S en el noroeste de África, consistía en que la experiencia única del DRS, tanto en la infiltración como en la lucha contra los islamistas, proporcionaba a Occidente experiencia, información y acceso a las redes terroristas. A cambio, Occidente equipó al DRS y al ejército argelino con los nuevos sistemas de armamento de alta tecnología que les habían sido negados durante la década de 1990 debido a las sanciones contra el régimen militar de Argel.

La razón de esta relación encubierta entre Estados Unidos y Argelia, al Muchos de ellos trabajmenos al principio, tenía que ver con la crisis energética de Estados Unidos. En 1998 la dependencia estadounidense del suministro de petróleo extranjero superó el nivel psicológicamente crítico del 50 por cien. El Informe Cheney (2001) estimaba que África proporcionaría el 25 por cien de las importaciones de petróleo estadounidenses en 2015. Eso, debido a la revolución del petróleo de esquisto, ya forma parte de la historia.

Militarizar África para custodiar los pozos de petróleo

Sin embargo, en aquel momento, Estados Unidos quería militarizar África para asegurarse sus recursos petrolíferos. Para ello, utilizó el pretexto de la Guerra Mundial contra el Terror (GWOT). El único problema era que en África no había mucho terrorismo, si es que lo había. Los atentados contra las embajadas estadounidenses en Nairobi y Dar es Salaam en 1998, y contra un hotel de Mombasa en 2002, se produjeron en África Oriental, lejos de sus principales regiones de recursos petrolíferos, y no eran suficientes para justificar el lanzamiento de un nuevo frente en la GWOT [guerra contra el terrorismo].

La necesidad de Estados Unidos de más terrorismo en África fue proporcionada a través de la alianza antiterrorista de Washington con Argelia tras el 11 de septiembre. En el desarrollo de esta alianza tuvo un papel decisivo el Grupo de Operaciones Preventivas y Proactivas de Rumsfeld, conocido como P2OG, que se puso en marcha a finales de 2002. Su principal objetivo era crear incidentes de falsa bandera para justificar una intervención militar.

En febrero de 2003, 32 turistas europeos fueron secuestrados en el Sáhara argelino. Fue el primer acto terrorista en la región después del 11-S. Como tantas otras acciones durante la guerra sucia de los años noventa, se trató casi con toda seguridad de una operación de falsa bandera llevada a cabo por el DRS, probablemente por encargo de Estados Unidos. El dirigente terrorista Abderrazak Lamari, “El Para”, fue uno de los muchos operativos del DRS infiltrados en el grupo terrorista argelino Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) en la década de los noventa.

La operación proporcionó al gobierno de Bush la publicidad que necesitaba para justificar el lanzamiento de un o segundo frente en el Sahel dentro de la GWOT [guerra contra el terrorismo]. En enero de 2004 se desplegaron unos 1.000 efectivos estadounidenses en los estados sahelianos de Mauritania, Mali, Níger y Chad. Bush la denominó Iniciativa Pan Sahel (PSI). La población local la denominó la “invasión estadounidense de África”. En 2005 Estados Unidos amplió la PSI para convertirla en la Asociación Transahariana de Lucha contra el Terrorismo (TSCTI), en la que participan otros cinco países.

Francia, la antigua potencia colonial de la mayor parte de esta parte de África, no tuvo más remedio que pasar a un segundo plano, mientras el ejército estadounidense se abría paso a sus anchas en la región. Estados Unidos se estaba apoderando de los restos del “imperio francés”. Económicamente débil, París no podía proporcionar a la región la seguridad ni el desarrollo económico que necesitaba. Hasta enero de 2013 Francia no recuperó algo de su posición poscolonial en la región.

12 horas de rebelión en el norte de Mali

La segunda fase del terrorismo en la región, iniciada en 2006, fue poco más que una intensificación de la propaganda por parte de Estados Unidos. Desde la escapada de “El Para”, apenas había habido más terrorismo, fabricado o real, en la región del Sáhara-Sahel. Pero como Bush quería establecer un Mando Militar Africano (Africom) independiente antes de que finalizara su mandato en 2008, volvió a confabularse con el DRS de Argelia para poner de relieve el terrorismo en el Sáhara-Sahel con el fin de justificar la necesidad del Africom.

Estados Unidos y el DRS acordaron apoyar una rebelión en el norte de Mali de un destacado rebelde tuareg, Iyad ag Ghali, que había ayudado al DRS en operaciones anteriores, a cambio de que organizara un par de incidentes terroristas de falsa bandera al norte de Tombuctú.

En una operación altamente encubierta, tres transportistas estadounidenses llevaron entre 50 y 100 efectivos de las Fuerzas Especiales desde Stuttgart hasta Tamanraset, en el sur de Argelia. A continuación, cruzaron por tierra al norte de Mali con el DRS para apoyar la efímera rebelión de Iyad del 23 de mayo de 2006. La rebelión duró 12 horas.

Argelia se apresuró a organizar el más bien dudoso Acuerdo de Argel entre los rebeldes y el gobierno maliense, mientras que Iyad, ahora el principal terrorista yihadista de la región, recibió una importante suma de dinero para organizar dos incidentes terroristas de falsa bandera muy publicitados. Poco después, el GSPC cambió convenientemente su nombre por el de AQMI. En conjunto, estos incidentes proporcionaron a Bush la propaganda que necesitaba para contrarrestar la oposición política en Washington al Africom, que se estableció formalmente en 2008.

40 rehenes occidentales

La tercera fase del terrorismo en la región comenzó en 2008. Se caracterizó por dos giros importantes, uno incomprendido y otro en gran medida desconocido.

El primero supuso la reanudación, por primera vez desde 2003, de la toma de rehenes occidentales. Entre 2008 y 2011, unos 40 occidentales fueron tomados como rehenes en la región, al parecer por AQMI y/o el tristemente célebre Mojtar ben Mojtar (Belmojtar), supuestamente a cambio de lucrativos rescates.

El primero de estos incidentes, en el que dos austriacos fueron secuestrados en Túnez y trasladados a Mali, donde finalmente fueron liberados, fue llevado a cabo por Abdelhamid Abu Zaid (fallecido en 2013), otro agente del DRS que se había infiltrado en los niveles más altos de AQMI. Su secuestro, como explico en mi libro “El Sáhara moribundo”, tenía por objeto frustrar una investigación judicial suiza sobre “El Para” y el secuestro en 2003 de cuatro ciudadanos suizos. Esta investigación fue bloqueada por el DRS, que insistió en que dicha investigación no podía continuar mientras la liberación de “El Para” fuera la condición central de los terroristas para la liberación de los austriacos.

Todas las tomas de rehenes de este periodo, que convirtieron el Sahel en una zona prohibida, fueron llevadas a cabo por Abu Zaid, Belmojtar o Iyad, todos ellos agentes del DRS. Habiendo participado en algunas de las negociaciones de liberación de rehenes, debo añadir que los rescates pagados no fueron en general tan elevados como se ha afirmado a menudo. Además, gran parte del dinero acabó en manos de negociadores intermediarios vinculados a las más altas esferas de los gobiernos de Mali, Burkina Faso, Mauritania, Argelia y quizá otros países.

El segundo giro, en gran medida desconocido, de esta tercera fase del terrorismo saheliano fue el cierre, en torno a 2008-2009, del campo de entrenamiento terrorista de AQMI en Tamouret (utilizo un seudónimo), en el sur de Argelia, y el traslado de sus principales operativos, como Abu Zaid, Abdullah Al-Furathi y Belmojtar, a las montañas de Tigharghar, en el norte de Mali. Esto desplazó el centro de gravedad del terrorismo de Argelia al Sahel. Lo que no es tan conocido es que Tamouret no era una operación de Al Qaeda, sino que estaba dirigida por el DRS con la complicidad de los servicios de inteligencia occidentales, proporcionando así a Occidente las identidades de posiblemente varios miles de terroristas repartidos por África, Oriente Próximo y Asia Central.

Para comprender la naturaleza del terrorismo en esta región, es crucial apreciar la exitosa infiltración del DRS en la cúpula de los grupos terroristas. Se trata, como ha confirmado la publicación por Wikileaks de los correos electrónicos “privados” de Hilary Clinton, de una estrategia bien conocida por las agencias de inteligencia occidentales.

Casi todos los dirigentes de los grupos de AQMI, al menos hasta la desaparición del DRS después de 2013, eran agentes u operativos del DRS. Entre ellos se encontraban Abu Zaid, Belmojtar, Yahia Djouadi (alias Djamel Okacha, Yahia Abu Al Hamam), Al Furathi, Sultan Ould Badi, dirigente del MUJAO (Movimiento por la Unidad y la Yihad en África Occidental) creado en 2012, e Iyad Ag Ghali, dirigente de Ansar Al-Dine, también creado en 2012.

La yihad pasa de Argelia al Sahel

Esta tercera fase, que comenzó en torno a 2008-2009 y supuso el desplazamiento del centro de gravedad regional del terrorismo de Argelia al Sahel, plantea la cuestión de qué ha sido de los militantes islamistas de los años noventa. Hasta 20.000 fueron “desaparecidos” por el régimen o siguen languideciendo en las cárceles. En los primeros años de la era Bouteflika, varios miles se acogieron a la amnistía. Hacia 2008 el número de militantes islamistas que seguían activos en el norte de Argelia no superaba probablemente el millar. Los miembros de AQMI en el Sáhara se contaban por centenares. Con el cierre de Tamouret entre 2008 y 2009, la mayoría de estos “pocos centenares” se trasladaron al norte de Mali, y unos pocos a Mauritania. Es probable que el DRS de Argelia también animara a muchos de los que se habían entregado -los arrepentidos- a trasladarse al sur y unirse a sus antiguos hermanos en el Sahel.

El cuarto gran giro se produjo en 2011. Tuvo su origen en el derrocamiento por Occidente del régimen de Gadafi en Libia. Esto tuvo dos repercusiones importantes. El primero y más significativo fue que provocó la desestabilización de gran parte del Sahel, especialmente Mali, debido al regreso de varios miles de tuaregs que habían ido a Libia en busca de empleo, algunos de ellos en las fuerzas de seguridad de Gadafi. Se alistaron como mercenarios de Gadafi durante la rebelión libia. Su regreso a Mali estuvo acompañado de una considerable afluencia al Sahel de armamento saqueado de las armerías libias.

Argelia, Estados Unidos y otros gobiernos occidentales han tendido a exagerar el flujo de armamento procedente de Libia hacia los grupos terroristas del Sahel. Aunque fue sustancial, ahora sabemos que gran parte del armamento utilizado por los grupos terroristas en el Sahel desde 2012 fue proporcionado por el DRS de Argelia. El general al mando de esta operación era Abdelkader Ait Ouarabi, alias “general Hassan”. Hassan, que fue encarcelado a finales de 2015, dependía directamente del poderoso y enigmático jefe del DRS, el general Mohammed “Toufik” Mediène, que a su vez fue destituido a finales de 2015.

Las relaciones entre Occidente y el DRS se enfriaron considerablemente debido al apoyo de Argelia al régimen de Gadafi. Pero el apoyo de Argelia a la insurgencia islamista de 2012 en Mali fue la gota que colmó el vaso.

La revuelta tuareg en Mali

La insurgencia islamista que se apoderó del norte de Mali en 2012 no era todo lo que parecía. Muchos de los tuareg armados que regresaron de Libia en 2011 se unieron a antiguos elementos rebeldes tuareg en el norte de Mali y crearon el MNLA (Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad), una fuerza rebelde secesionista empeñada en crear el Estado de Azawad en el norte de Mali.

Argelia se dio cuenta de que el MNLA derrotaría fácilmente a los militares mal dirigidos y mal equipados de Mali, lo que podría desencadenar el malestar tuareg latente en el sur de Argelia. Por tanto, la estrategia del DRS consistió en movilizar a AQMI y crear otros dos grupos yihadistas islamistas derivados: MUJAO y Ansar Al Dine. El DRS, a través del general Hassan, les proporcionó combustible, armas y otros suministros. En mayo de 2012 esa insurgencia islamista, dirigida por Iyad Ag Ghali, Abu Zaid y Belmojtar, había marginado política y militarmente al MNLA y se había apoderado del norte de Mali.

Los colonialistas franceses desembarcan en Mali

La crisis subsiguiente, que amenazó la integridad de Mali como Estado, condujo a la intervención militar de Francia en Mali en enero de 2013 y al inicio de la quinta y actual fase del terrorismo en el Sahel.

La intervención militar de Francia, primero mediante la Operación Serval y luego, 18 meses después, mediante la fuerza muy ampliada de la Operación Barjan, tenía como objetivo expulsar a los islamistas de Mali y luego del Sahel. Serval no destruyó a los islamistas: simplemente los dispersó a otras partes del Sáhara-Sahel, sobre todo a Túnez y Libia. Muchos permanecieron atrincherados en Mali, desde donde expandieron su alcance a otras partes de África Occidental, como Burkina Faso y Costa de Marfil.

Lo mismo puede decirse de la Operación Barjan, cuyo despliegue de 3.500 soldados franceses por Níger y Chad en 2014 ha coincidido con la creciente incursión de Boko Haram tanto en Níger como en Chad. Una nota de interés sobre Boko Haram es que su fundador, Mohamed Yusuf, fue entrenado en Tamouret, lo que plantea interrogantes sobre la posible participación occidental en los primeros días del movimiento y la muerte de Yusuf mientras estaba bajo custodia policial.

Un aspecto poco conocido de la intervención francesa es que el uso de drones militares de vigilancia ha obligado a los grandes traficantes de cocaína transaharianos a adaptarse a la amenaza de los drones utilizando cientos de “mulas” más pequeñas, que transportan unos pocos kilos cada vez. Antes, los traficantes trasladaban su carga en grandes convoyes, fuertemente armados pero muy visibles. Más fragmentado este negocio está ahora cada vez más en manos de los grupos yihadistas locales, proporcionándoles una nueva e importante fuente de financiación.

Además, la presencia militar de Francia no sólo se considera cada vez más “neocolonialista”, sino que está proporcionando a los yihadistas locales -los combatientes de AQMI, Ansar Al Dine, Al-Murabitun de Belmojtar y sus nuevas ramificaciones, como el Frente de Liberación de la Macina (FLM) de Mali, con base en Peul- un importante impulso ideológico. Francia, con sus aliados gubernamentales en la región, es vista como el “infiel”. De ahí los recientes ataques a hoteles “occidentales” en Bamako y Uagadugú y al complejo turístico de Grand Bassam en Costa de Marfil.

Argelia se desmarca de los yihadistas

Una cuestión importante de esta fase posterior a 2013 del terrorismo Sahel-África Occidental es si el DRS de Argelia está desempeñando un papel en ella, de la misma manera que lo hizo hasta 2013.

Es poco probable. En enero de 2013, terroristas supuestamente organizados por Belmojtar, atacaron las instalaciones de gas de In Amenas en Argelia. Cuarenta trabajadores petroleros extranjeros murieron. Fue una operación de falsa bandera en la que participaron elementos turbios del DRS y salió desastrosamente mal. El general Hassan no sólo fue acusado de suministrar armas a los terroristas y posteriormente encarcelado, sino que los correos electrónicos de Hilary Clinton confirman acuerdos secretos entre Belmojtar y el gobierno argelino. También se sabe que el dirigente del atentado, Mohamed Lamine Bouchneb, era un antiguo operativo del DRS. Esto ha llevado, desde mediados de 2013, a la disolución del DRS.

Por lo tanto, es poco probable que los restos del DRS hayan logrado mantener un gran control sobre los grupos terroristas que operan actualmente en las regiones del Sahel, o en cualquier otro lugar. Más bien, los grupos que ahora tienen tanto impacto en la región, aunque afirman ser miembros de AQMI o Murabitun, parecen, de hecho, ser

Hasta ahora, hay pocos indicios de que estos grupos yihadistas sahelianos, a pesar de la propaganda occidental, estén vinculados operativamente a Boko Haram o Al Shabaab de Somalia, o incluso a Daesh. Pero eso podría cambiar muy rápidamente y posiblemente muy pronto.

De hecho, los cambios producidos desde 2013, en particular el desmantelamiento del DRS argelino, la intervención militar francesa y su presencia actual en todo el Sahel, casi como sustituto del ejército estadounidense, que ha reducido su presencia y actividad en la región, han creado nuevas fuerzas y oportunidades sociales y políticas, especialmente para actividades delictivas como el tráfico de drogas, armas y personas. Añádase a este cóctel casi incomprensible el declive o incluso el fin de la influencia o el “control” del DRS sobre estos grupos, la aparición de señores de la guerra locales, basados en gran medida en actividades delictivas, bases de poder histórico-tribales-políticas locales y nuevas ideologías, a menudo dispares, procedentes de polos lejanos y en gran medida desconocidos y poco comprendidos, como Daesh, Al Qaeda, Siria, Libia y el Golfo, junto con la palabrería sobre califatos (¡el saharaui!) e infieles (como Francia), y no es de extrañar que la región se enfrente ahora a un potencial escenario Frankenstein.

En cuanto a lo que se puede hacer para detener esta situación, el primer paso es comprender cómo ha llegado la región a esta situación. Y eso, con toda la propaganda ideológica, las operaciones encubiertas y la desinformación de casi 15 años de GWOT [guerra contra el terrorismo], no es nada fácil.

Jeremy Keenan https://newafricanmagazine.com/13714/

P.D. Nadie quería juzgar al ‘Bin Laden del desierto’

Hasta 1992 Amari Saifi, más conocido por su nombre de guerra Abderrezak El Para (El Paracaidista) o Abu Haydara, había sido miembro de las fuerzas especiales argelinas y durante tres años fue adiestrado como paracaidista en Fort Bragg, la escuela de los boinas verdes de Estados Unidos.

Después pasó a colaborar con el servicio secreto argelino dentro del GIA y luego del GSPC, que finalmente, acabó llamándose AQMI.

La prensa le llamó el “Bin Laden del Sahel”, el enemigo público número uno del desierto. Fue capturado en marzo de 2004 en Chad por el Movimiento por la Democracia y la Justicia, en una zona de guerra. El Movimiento tenía el apoyo de Libia, por lo que durante siete meses se produjo un incidente diplomático a tres bandas entre Yamena, Trípoli y Argel.

Saifi le comprometía al gobierno argelino. Prefería considerarlo como uno de tantos desaparecidos en la guerra sucia de los noventa. No le quería juzgar públicamente y Chad, que calificaba al MDJT como grupo terrorista, acusaba a Argel de negociar con los terroristas.

Por encargo de los argelinos, Gadafi asumió las negociaciones a través de un coronel del ejército, especialista en la guerra de Chad.

En octubre 2004 fue entregado a Argelia, que a partir de entonces inició una cadena de mascaradas judiciales. Fue juzgado por primera vez el 25 de junio de 2005 por el Tribunal Penal de Argel, que lo condenó a cadena perpetua por la “creación de un grupo terrorista armado”. Sorprendentemente, la sentencia se dictó en rebeldía, ya que el tribunal consideró que seguía prófugo. Sin embargo, llevaba de hecho ocho meses detenido delante de sus narices.

Alemania pidió su extradición porque algunos de los secuestrados por Saifi y su GSPC eran de aquella nacionalidad y no había sido juzgado por dicho delito.

En 2007 el mismo tribunal de Argel le volvió a juzgar por segunda vez, de nuevo en rebeldía, con el absurdo argumento (en total contradicción con la legislación argelina) de que “los procedimientos judiciales relacionados con este caso comenzaron antes de que ‘El Para’ fuera entregado a las autoridades argelinas y, por lo tanto, se le consideraba prófugo”.

El tribunal reconoció que Saifi estaba bajo custodia del gobierno argelino, pero justificó su sentencia en rebeldía con otro absurdo argumento: el procedimiento judicial había comenzado antes de su captura.

Por lo demás, el proceso se aplazó hasta mayo-junio de 2007, aunque el juicio tampoco se celebró entonces.

Se anunció una cuarta sesión judicial para el 24 de marzo de 2008. Se le acusó entonces de «pertenencia a grupo terrorista y asesinato premeditado”.

Tampoco aquel juicio se celebró. Una vez más, ocurrió lo mismo con el juicio previsto para el 13 de julio del año siguiente.

El caso de Hassan Hattab es igual al de Saifi. Argelia no quería juzgar públicamente a los terroristas porque eran de los suyos.

comentario

  1. El imperio turco fue el primer estado centralizado modernofundamentado en un imperialismo mercantilista.
    Superado por Las nuevas potencias Occidental es basadas en la produccion industrial, en el primer reparto del imperio, Argelia Cayo bajo el dominio Frances en 1830. El regimen semifeudal dio paso a enormes fincas explotadas por colonos bajo el regimen de trabajo asalariado. La guerra de Argelia (1956-1963) transformo enormes haciendas en tierra comunal.
    La guerra civil provoco el abandono de zonas rurales, la compra de enormes extensiones de terreno a precios irrisorios y la formacion de explotaciones modern as capitalistas agricolas, Con mucho capital constante y poco capital variable.
    El exodo a zonas urbanas es el resultado del proceso de acumulacion primigenia argelina, perfectamente equiparable a la guerra civil Americana, la liberacion de Los servos rusos, la unidad Italians o la amortizacion de Mendizabal.

Los comentarios están desactivados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo