Putin planea desconectar a Rusia de internet

En inglés la palabra network significa red de trabajo y se abrevia como net (red) para indicar la mutua conexión de dos ordenadores a distancia. De ahí proviene la palabra internet, que a veces se traduce como «red de redes», es decir, como la interconexión entre muchas redes y, por lo tanto, entre muchos ordenadores esparcidos por los cinco continentes. Anteriormente existían varias redes locales separadas (wlan) que, finalmente se unieron en un único nudo de interconexiones.

Ahora el proceso ha vuelto de lo internacional a lo local. Las turbias noticias que se vienen conociendo sobre el espionaje en la red indican los preparativos inminentes de guerra mundial, una de cuyas primeras víctimas va a ser -precisamente- internet. Su fragmentación parece inevitable.

Sin mencionar a Rusia, la semana pasada Fadi Chehadé, presidente del ICANN, el organismo que controla las normas técnicas de internet, advirtió del riesgo de fragmentación de la red a causa de lo que calificó como «veleidades autoritarias de los Estados». Algunos quieren hacer creer que la alternativa a esas tentaciones controladoras de lo público es refugiarse en entidades privadas, como el ICANN. Al ser privadas parece que, por ello mismo, son apolíticas.

Dentro de los preparativos para una defensa estratégica ante las continuas agresiones de Estados Unidos, el diario ruso Viedomosti informó de que Putin se iba a reunir con el consejo de seguridad para desconectar a Rusia de internet, a la que consideran como una técnica estadounidense de hegemonía política internacional.

La noticia fue oficialmente desmentida por el Kremlin, pero ese mismo día la información del diario británico The Guardian era parecida; más matizada aunque aún más clarificadora, ya que relacionaba el plan de desconexión con «un caso de emergencia» (1). Para el diario francés Libération ese caso de emergencia era una guerra (2).

Tras las represalias impuestas a Moscú, en abril un grupo de senadores rusos ya indicó la posibilidad de crear una versión de internet propia, llamada Cheburashka, a la que no se podría acceder desde los países de la Unión Europea o Estados Unidos (3). La creación de un nuevo sistema ruso de información, según el senador Maxim Kavdzharadze, permitiría liberarse de la influencia de  Estados Unidos «porque de lo contrario continuará el espionaje masivo y la filtración de información tecnológica».

«En  Estados Unidos nunca sabrán quién trabaja en el Ministerio de Defensa, la Agencia de Inteligencia, quién trabaja en el sector agropecuario o en otras carteras porque todo es secreto. Nosotros publicamos todo en internet, todo está abierto. No estamos hablando de censura, sino de la parte clasificada que no debe ir en detrimento del Estado».

El senador propuso lanzar Cheburashka conjuntamente con los países de la Organización de Shanghai u otros del Lejano Oriente. Los fondos para el desarrollo de un sistema de este tipo, según el senador, podrían salir de los presupuestos regionales de Rusia.

Mientras, en Estados Unidos a Obama la caverna más reaccionaria le acusa de poner el control de internet en manos de los rusos y los chinos, para Rusia el asunto Snowden fue la culminación del control que Estados Unidos mantiene sobre internet, además de la obsesiva vigilancia que ejerce sobre las comunicaciones digitales del mundo entero.

Frente a Rusia, los imperialistas preparan su campaña mediática de intoxicación, en la que Putin jugará, como es habitual, el papel de ogro: el gobierno ruso quiere controlar a sus ciudadanos, silenciar las críticas o monopolizar el flujo de información. Sin embargo, en febrero de 2009 fueron los imperialistas estadounidenses quienes provocaron el mayor apagón de internet que se ha registrado desde su aparición. Durante 15 días afectó a la totalidad de Oriente Medio, incluyendo Pakistán e India, pero especialmente a Irán, cuyas comunicaciones digitales fueron interrumpidas completamente.

En cualquier caso, parece obvio que internet es un instrumento de guerra del imperialismo, como se volvió a demostrar en 2011 durante la Primavera Árabe. En apoyo al gobierno de Bashar Asad, el Ejército Electrónico Sirio está lanzando ciberataques contra las cuentas de diversos medios de desinformación del imperialismo, como la CNN. En enero de este año ha atacado Skype y una de las cuentas oficiales de Microsoft.

Entre otras cosas, internet es un instrumento de injerencia y desestabilización. Según un informe de Izvestia que cita datos del Tribunal Supremo ruso, el número de sumarios abiertos con acusaciones de extremismo en Rusia se duplicó durante 2014, e internet es el responsable de ese incremento porque hay más actividad política en línea (4), es decir, porque la política se ha convertido en virtual, lo mismo que en otros países del mundo: ha pasado de la calle al ordenador.

Recientemente el servidor ruso de contactos VKontakte, que con más de 40 millones de cuentas es el más importante del país, cerró una serie de ellas relacionadas con el Estado Islámico.

Como consecuencia de Euromaidan y el golpe de Estado fascista en Ucrania, desde principios del 2013 el número de usuarios de Twiter ha aumentado en aquel país un 50 por ciento. La mayor parte del crecimiento se debe a la movilización fascista, ya que se usó ampliamente para aquel fin desestabilizador.

El golpe de Estado ha influido en el crecimiento del número de usuarios de Twitter en Ucrania: antes de noviembre de 2013 se crearon un total de unas 7.000 cuentas nuevas al mes, pero en diciembre esas cifras subieron a 16.000 y en enero de 2014 se abrieron 55.000 cuentas nuevas en Twitter.

Durante el golpe los ucranianos publicaron un promedio diario de 130.000 tuits, en comparación con los 90.000 tuits que se registraron diariamente en 2012. Solamente el 20 de febrero, cuando decenas de manifestantes fueron asesinados en el centro de Kiev, se publicaron 240.000 tuits.

Rusia quiere prevenir una desestabilización similar. Su desconexión supondría encerrar al país dentro de una intranet de alcance regional, lo que significaría la renacionalización de los dominios ru (rusia), rf (federacion rusa), pyc (rus) y su (union soviética), que aún está en uso. Aunque estos dominios están bajo el control de un organismo independiente vinculado al gobierno ruso, no parece suficiente. El dominio ru es el que más ha crecido en numero de sitios en el mundo tras el chino cn y el coreno kr.

Rusia es un país puntero en tecnología digital. Uno de los dos creadores del motor de búsqueda Google es el ruso Serguei  Brin, aunque el más utilizado es Yandex.ru, con un 47,5 por ciento de cuota de mercado, casi el doble que Google.

(1) Putin considers plan to unplug Russia from the internet ‘in an emergency’, http://www.theguardian.com/world/2014/sep/19/vladimir-putin-plan-unplug-russia-internet-emergency-kremlin-moscow
(2) Moscou envisagerait de couper internet en Russie en cas de guerre, http://www.liberation.fr/monde/2014/09/19/moscou-envisagerait-de-couper-internet-en-russie-en-cas-de-guerre_1104036
(3) Cheburashka es un personaje infantil de ficción, muy conocido en Rusia, creado por el escritor soviético Eduard Uspenski en los años sesenta que dio lugar a varias películas de dibujos animados para el cine y la televisión, http://ria.ru/society/20140428/1005770995.html
(4) http://izvestia.ru/news/576786#ixzz3DZehF8uu

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: