Miranda de Ebro: el policía que detuvo a un joven por no llevar mascarilla violó el protocolo y pudo haber provocado su muerte por asfixia

Las imágenes de un Policía Local de Miranda de Ebro hincando la rodilla sobre el cuello de un menor de edad, que supuestamente no llevaba mascarilla, es una violación del Protocolo de Actuación con Menores que deben aplicar obligatoriamente todas las Fuerzas de Seguridad. El policía aplicó un método de tortura que se hizo mundialmente conocido con el asesinato en Estados Unidos del afroamericano George Floyd.

Según el protocolo, recogido en la Instrucción 1/2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad, dependiente del Ministerio del Interior, los menores de edad entre catorce y dieciocho años, presuntamente responsables de la comisión de hechos delictivos, pueden ser detenidos de oficio en los mismos casos y circunstancias que los previstos en las leyes para los mayores de edad penal, siempre que no resulten eficaces otras posibles soluciones «y sea necesario para la protección del propio menor«.

La detención practicada en el caso de Miranda de Ebro, donde un policía local detuvo esta semana a un menor de edad a partir de que se le recriminaba no llevar mascarilla puesta, es la prueba de fuego de para qué sirven estos protocolos: para nada. La Concejalía de Seguridad ha salido a respaldar la actuación policial, argumentando que las imágenes están «descontextualizadas».

El protocolo elaborado por Interior establece que para determinar la necesidad de practicar la detención debe valorarse «la gravedad del hecho», «la alarma social», «el riesgo de fuga», etc. Sin embargo, de las imágenes difundidas por la televisión no parece que se cumpliera ninguno de esos requisitos.

También establece esta norma que la detención «deberá practicarse en la forma que menos perjudique al menor en su persona, reputación o patrimonio, con una respuesta policial proporcionada a sus circunstancias personales y al delito cometido«. Una rodilla en el cuello es sin duda el mejor ejemplo de su cumplimiento.

Por último, se recuerda que el uso de grilletes u otros sistemas reglamentarios de aseguramiento y protección con los menores detenidos, «se llevará a cabo en los casos que sea estrictamente necesario, como respuesta proporcional a la naturaleza del hecho cometido y a la actitud del menor en
el momento de su detención«, cuando no sea posible otro medio de contención física.

Dicho sea de otro modo: la Policía Local realizó una detención mediante una práctica ilegal en España, ya que se trata de una técnica asfixiante que se hizo mundialmente conocida a partir del asesinato policial en Estados Unidos de George Floyd, un afroamericano que estaba completamente reducido y en el suelo cuando se le aplicó este método de tortura.

En el día de ayer, el programa de Susanna Griso, alteraba el relato de los hechos y junto al Concejal de Seguridad de Miranda de Ebro, Pablo Gómez Ibáñez, salían en defensa del agente manifestando que «muchos policías tuvieron que ir al hospital después de los hechos», a pesar de que en las imágenes no se aprecia ninguna lesión en ninguno de ellos.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: