Las restricciones son sólo para los pringaos: Nicole Kidman no guarda cuarentena en Hong Kong

Las leyes no son iguales para todos, ni siquiera las sanitarias. Las estrellas de Hollywood no tienen que guardar cuarentena, a diferencia de los demás vecinos y visitantes de Hong Kong.

A la actriz Nicole Kidman le concedieron un permiso especial para saltarse la cuarentena y rodar su último proyecto cinematográfico.

El jueves el gobierno de Hong Kong reconoció que había concedido una exención de cuarentena a la actriz para que realizara un “trabajo profesional designado”.

La actriz se encuentra en Hong Kong rodando la serie “The Expats” para la multinacional Amazon. No ha tenido que cumplir una cuarentena obligatoria de 21 días en su habitación de hotel tras entrar en la ciudad.

La estrella voló desde Sidney (Australia) el 12 de agosto en un jet privado y desde entonces ha estado de compras por las tiendas de Hong Kong, mientras los demás visitantes se ven sometidos a la cuarentena.

—https://www.screendaily.com/news/backlash-as-hong-kong-waives-quarantine-rules-for-nicole-kidman/5162552.article

comentario

  1. -¡Ay, si sólo las restricciones
    fuesen para los pringaos…!

    -Los pringaos.
    Hoy me habéis conectado
    con esta palabra
    de tantas remembranzas
    y andamios colgados.

    -Porque para los pringaos son siempre
    las sobras del plato,
    del plato de las sobras;
    limpiar el plato del puchero
    dónde al final,
    con los restos cárnicos,
    la panceta del 100% fat,
    el hueso de tuétano a mano,
    la morcilla y el tocino ligado,
    se formaba un «pringón» demiúrgico
    con el que nos descriamos…

    -Hasta que comenzó a llegar
    otra «pringá, ésta Donated by the People
    of the United States of América:
    latas de 5 kilos de queso anaranjado
    con el que alimentaron
    en las escuelas españolas
    a los niños que el puchero
    del pringón en casa
    habían dejado…

    -¡Ay…si sólo las restricciones
    fuesen para los pringaos…!

    -…Todas las facturas,
    todos los remiendos,
    los zurcidos,
    los parches
    y las costuras…
    del coste del buen traje
    son siempre para los pringaos,
    los que comieron y siguen comiendo
    la pringá y las sobras
    que caen del plato
    de los que viven
    lucientes y satisfechos
    ajenos y ajenas al pringón
    por dónde todos pasamos
    y que se pueden saltar las vallas
    dónde otros nos matamos…

    -Nada nuevo en esta criminal «demo»,
    en este ‘demo’-níaco «algoritmo»
    con el que a los pringaos
    se los programa para que sigan
    con su tocino y pan al final de una cola
    de un «puchero» que ya esta al descubierto
    por sus cuatro costados…

    -Los pringaos
    vivimos en una contínua pandemia
    con el virus de turno
    para nosotros contratado,
    con cuarentenas, decimos y novenas
    a cumplir y obedecer
    si queremos encontrar trabajo…
    si queremos que al llegar a casa
    encontremos aún caliente
    el puchero que nos han preparado

    -¿Qué cómo lo sabemos?
    Porque llevamos en nuestro ARN
    el mensajero de un ‘pringón’
    al que nunca hemos renunciado
    porque una conciencia
    –que por el mundo hemos forjado–
    nos ha hecho elegir el bando de ellos
    dónde nos hemos quedado…

    -¡Ay…si sólo las restricciones
    fuesen para los pringaos…!

    Manué,
    er pringao.

    POSTED BY AD HUMANITATEM

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: