Las elecciones presidenciales norteamericanas puede decidirlas el ‘kompromat’ ucraniano

La finalización o el mantenimiento de la guerra actual en el este europeo y el flujo de dinero y armas norteamericanas puede decidirlas el “kompromat” ucraniano sobre la familia Biden.

¿Qué es un “kompromat”? Su origen proviene del ruso “компромат”, una reducción del nombre completo “компрометирующий материал”, que en español sería “material comprometedor”, el cual hace alusión a un conjunto de documentos, verídicos o falsos elaborados por los servicios de inteligencia, sobre una o varias personas para
denigrarlas públicamente, o utilizar dicho material para obligar a ciertos políticos, incluidos presidentes, a adoptar políticas concretas a favor de determinados intereses, bajo la amenaza de su publicación.

¿Pero solamente existe en Rusia? A tenor de lo que la prensa en España difunde, al parecer sí. Aunque es tanto el descaro, y las falsedades periodísticas que, de cuando en cuando han de dejar entreabierto un pequeño resquicio, por lo que pudiera pasar.

En un reciente artículo firmado por Max Abrahms, profesor de ciencias políticas en la Universidad Northeastern y autor de Rules for Rebels: The Science of Victory in Militant History (1), artículo que la prensa española, al parecer no se ha enterado de su existencia, pone sobre la mesa el concepto “kompromat” que había desaparecido de toda la prensa y medios controlados por el Partido Demócrata, desde que Hilary Clinton había utilizado este término reiteradamente en la campaña electoral más manipulada que puede recordar la memoria estadounidense. Término que en las últimas elecciones presidenciales se intensificó.

El artículo en cuestión dice así: “A lo largo de la presidencia de Trump, los principales medios de comunicación sugirieron constantemente que Rusia tenía el llamado “kompromat” sobre el presidente, materiales vergonzosos utilizados como arma de influencia a través del chantaje. Todos recordamos el diluvio diario: “¿Rusia tiene ‘kompromat’ sobre Trump?”, preguntó la CNN. “Una palabra rusa que los estadounidenses deben saber: ‘kompromat’”, escribió Greg Myre en NPR, y concluyó que “Rusia puede tener material comprometedor sobre el presidente electo Donald Trump”. The Guardian estuvo de acuerdo y escribió que había “una confirmación aparente de que el Kremlin posee ‘kompromat’, o material potencialmente comprometedor, sobre Trump… que sucedió durante los viajes de Trump a Moscú”.

Jonathan Chait escribió en New York Magazine que Rusia tenía “influencia secreta sobre Trump”, afirmación reiterada por la BBC en un artículo titulado “Rusia y el arte del ‘kompromat’”.

El Washington Post estaba obsesionado con la teoría de la conspiración y publicó numerosos artículos al respecto, al igual que el Daily Beast con un flujo constante de artículos. Incluso el New York Times promovió la teoría de la conspiración de que Rusia tenía “kompromat” sobre el presidente, basándose en una breve reunión a la que asistió uno de los hijos de Trump en la Torre Trump. Se escribieron libros completos sobre todo el “kompromat” que supuestamente tenía el Kremlin sobre el presidente Trump, que fueron citados con entusiasmo en los principales medios de comunicación (American Kompromat; House of Trump, House of Putin de Craig Unger. Devil’s Bargain de Joshua Green. Collusion de Luke Harding… etc.)”

Desde que Joe Biden asumió el inquilinato de la Casa Blanca, las órdenes a todos los medios de comunicación controlados por el Partido Demócrata, fue que borraran la palabra “kompromat” de cualquier artículo que se escribiera en relación a la familia Biden.

Pero la realidad es tozuda y cada día que pasa van apareciendo más y más datos, fechas, grabaciones, cuentas bancarias entre los oligarcas ucranianos y la familia Biden. Llegados a este punto podemos realizar una hipótesis, sólo hipótesis de momento, del por qué la lluvia de millones transferidos a Ucrania, junto a multitud de armamento, cuando miembros demócratas de la Cámara de Representantes están exigiendo la finalización de estos “regalos” a Zelenski. Seguramente lo que ignoran dichos congresistas es el alcance real del contenido del “kompromat ucraniano sibre Biden”, cuyos contenidos pueden barrer al senil Biden y su camarilla de la Casa Blanca en las próximas elecciones.

El 31 de julio de 2023 Devon Archer testificó ante el Comité de Supervisión y Responsabilidad de la Cámara de Representantes de Estados Unidos sobre la relación de Joe Biden con la petrolera ucraniana Burisma y por qué impuso la dimisión del fiscal ucraniano Shokin que investigaba dicha relación. Archer era un amigo cercano de Hunter Biden que se sentó junto a él en la junta de accionistas de Burisma. Bajo juramento, Archer testificó que Burisma pagó a Hunter millones de dólares únicamente porque su padre era el vicepresidente de Estados Unidos. Burisma habría quebrado sin “la marca” y la marca era Joe Biden.

Archer también testificó que el fiscal Shokin fue obligado a dimitir por Joe Biden, no por ser un fiscal corrupto sino por investigar los millones de dólares que Burisma le estaba pagando a Hunter (2).

El ‘kompromat’ español

En un artículo publicado en el diario Público de fecha 9 de Enero de 2019 y firmado por Patricia López y Carlos Enrique Bayo que llevaba por título “Las cinco mentiras de Villarejo en su misiva amenazadora a Pedro Sánchez desde la cárcel”, dan muestras de cobrar por escribir en lugar de cobrar por pensar, simplemente ya piensan otros. Digo esto en relación a una de las mentiras a las cuales aluden describiéndola de la siguiente forma: “Según Villarejo, entre la documentación sensible (en poder de Corina) estaría el ‘Archivo Jano’ o Control Integral Central (CIC) que en su día llegó a contener casi un millón de fichas individuales con datos personales y privados de vicios y virtudes de las personalidades más relevantes de España (3).

Aunque nadie sabe si es cierta la existencia de estos archivos supuestamente recopilados por el CNI, lo que si parece probado es que el creador de dossieres con información sensible sobre personas influyentes es el propio Villarejo (4).

Esto de que nadie sabe si es cierta dicha existencia, es una afirmación no solamente poco profesional por parte de unos periodistas, cuyo trabajo sería el de indagar a fondo sobre dicha existencia y no copiar cuatro líneas escritas en los despachos del CNI para salvaguardar la faz de la monarquía. Y no es que sea el
señor Villarejo santo de mi devoción, pero lo que transmite en dicha carta es totalmente coherente con el “trabajo” de muchos años en los servicios secretos españoles.

Pero vayamos al quid de la cuestión: si ha existido o no el famoso archivo Jano. Para ello, debemos realizar un recorrido a través de la impecable tesis doctoral de Carlos Barrachina Lisón que lleva por título “El regreso a los cuarteles: militares y cambio político en España (1976-1981)”. En las páginas 330 a la 333 de dicha tesis, documentado por las entrevistas personales con el General de División Juan Peñaranda y con el Teniente General del Ejército de Tierra Andrés Casinello, (entrevista realizada el 2 de diciembre de 1986 –cinta J-18-, cuyo original está depositado en la Fundación Ortega y Gasset), hay las siguientes manifestaciones:

“Peñaranda trabaja especialmente en la creación del archivo Jano —el Dios de las dos caras— , y en la Operación Promesa. En su opinión es necesaria la creación de un archivo de todos los personajes que tenga interés de cara al futuro. La filosofía no es controlar a la gente ‘peligrosa’, comenta el general, sino todo lo contrario, la prueba es que si hay unas ocho mil fichas de personas, quizás unas doscientas pueden calificarse como de gente ‘no deseable’. La filosofía es tener hasta el último detalle de las personas que tienen algún peso en España, ya sea en lo económico, o en lo social, y tener de ellos sus hojas de vida actualizadas, y todos los recortes de prensa publicados. El objetivo es saber más que nadie de las personas que luego puedan ser elegibles para desempeñar puestos políticos”.

“La Operación Promesa, en la que está participando sobre todo Javier Calderón, según Peñaranda, supone además contactar con esas personas, con “promesas”, e incluso impulsarlas. Se trata de contactar con los grupos políticos que van a participar en la transición”. Como puede comprobarse no se trata de entrevistas televisivas con anuncios de por medio realizadas por periodistas de no se sabe qué, sino de algo mucho más serio.

Y ha sido el contenido del Archivo Jano, junto a las operaciones Alborada, Promesa, Primavera y otras lo que ha marcado la ruta de la transición en España. Ha sido el “kompromat” que se ha ido publicando a medida que los intereses políticos de la monarquía, tanto defendidos por el PSOE como por el PP, lo ha precisado.

Ha sido el contenido de dicho archivo lo que aplastó políticamente a Jordi Pujol cuando había perdido las riendas y el control de sus pupilos. Años hacía que los servicios secretos conocían la manipulación contable y financiera de Banca Catalana para propiciar un enriquecimiento rápido del entorno de Pujol, y posteriormente a la desaparición de Banca Catalana como banco de la órbita pujolista, suplido por el proceso de mordidas en las concesiones de la Generalitat y el trasiego de dinero a bancos extranjeros, pero el Dios de las dos caras miraba hacia otro lado.

Cabe recordar que las mordidas concesionales no son exclusividad de la Generalitat, puesto que era conducta altamente extendida en todos los ámbitos de las Administraciones, sobre las cuales el Informe Jano nos ilustraría con detalles de nombres y apellidos de los que siguen sin divulgarse.

Ha sido el contenido de dicho archivo lo que realizó el “milagro” de convertir al Partido Comunista de España en el abanderado de la ofensiva contra el proletariado español. Ha sido el “kompromat” de Buchenwald a Jorge Semprún, que su propio hermano Carlos Semprún lo acusó sin rodeos en su libro “A orillas del Sena un español…” como “el único kapo (Kameraden Polizei) conocido, o sea con éxito de ventas, que ha escrito sus memorias de deportado”. Y se extraña del aspecto saludable que presentaba Jorge Semprún tras su liberación “nadie hizo la menor mención, ni sacó conclusiones, sobre la diferencia que existía entre su pinta y la pinta cadavérica de otros deportados”.

Aunque para lavar su imagen, Carlos Semprún escribiera “La escritura o la vida” en la cual dice “Yo soy el sobreviviente de turno, que apareció por casualidad…)” ¿Por casualidad?

Con el mismo cinismo escribió en 1976 un auténtico libelo anticomunista “Autobiografía de Federico Sánchez” por el cual le regalaron el Premio Planeta, y posteriormente lo ataviaron con el título de ministro de Cultura.

Y ha sido el “kompromat” del Archivo Jano, aderezado con “Promesas” que se regalara también el puesto de Ministro de Cultura a un anticomunista como Jordi Solé Tura, cuyo nombre aparece en la tesis doctoral de Carlos Barrachina relacionado con los militares.

Y entre amenazas de sacar a la luz los correspondientes kompromat en manos de la CEOE y promesas de buen vivir, la oligarquía española ha copado, desde hace muchos años las cúpulas sindicales de Comisiones Obreras y de la UGT.

Este ha sido el resultado del “kompromat” español caracterizado por el Archivo Jano. Villarejo nos cita la clave a la cual acudir para saber las “verdades escondidas”, pese a quién pese.

(1) https://www.newsweek.com/does-ukraine-have-kompromat-joe-biden-opinion-1818052
(2) https://oversight.house.gov/wp-content/uploads/2023/08/Devon-Archer-Transcript.pdf
(3) https://www.elindependiente.com/wp-content/uploads/2019/01/CARTA-ABIERTA-A-PEDRO-SA%CC%81NCHEZ.pdf
(4) https://www.publico.es/politica/exclusiva-cloacas-interior-mentiras-villarejo-misiva-amenazadora-pedro-sanchez-carcel.html

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo