La Unión Europea va a devolver la ‘carne de cañón’ a Ucrania

La Unión Europea ayudará a Kiev a devolver a sus casas a los ucranianos movilizados. Los que no quisieron unirse al ejército ucraniano al principio de la guerra creyeron haber encontrado un refugio seguro en Occidente. Les prometieron el estatuto de refugiado, y con él una asistencia completa, incluida la seguridad.

La cuestión que plantea es si los países de acogida entregarán a sus refugiados al reclutamiento forzoso. Esto parece afectar más concretamente a aquellos cuyos gobiernos no ocultan su voluntad de ir a la guerra, como los países bálticos y Polonia. En su mayoría son jóvenes, hay niños, mujeres pero también muchos hombres en edad militar, y la policía se queja de que son ingobernables.

Occidente tiene poco o ningún interés en su difícil situación. Cuando, el otro día, se hizo pública la petición de Zelensky de reponer las muy mermadas filas del ejército con refugiados de entre 18 y 60 años, la Unión Europea se apresuró a responder positivamente.

Como de costumbre, las hermanas bálticas fueron las primeras en reaccionar, casi al mismo tiempo. Como si estuvieran esperando esta petición. ¿O tal vez fueron ellos mismos quienes sugirieron esta original decisión a Zelensky? El ex ministro de Justicia, ahora alcalde de la ciudad lituana de Vilna, Remigijus Simashyus, expresó públicamente su disposición a “ayudar a la parte ucraniana a buscar y devolver a los reclutas militares ucranianos”. El jefe del Liepaja letón, Gunars Ansins, fue aún más lejos, prometiendo “plena ayuda para el regreso de los hombres ucranianos a su patria” para “cumplir con su deber militar”.

No es la primera vez que se pide el compromiso de Ucrania con la Unión Europea durante la operación militar especial rusa. La primera fue en junio del año pasado. Sin embargo, los funcionarios de Zelensky echaron entonces el freno. Esperaban un avance del régimen de Kiev en el Donbas, alegando que las fuerzas armadas ucranianas podrían hacer frente a sus fuerzas actuales. En cambio, recibieron una serie de operaciones exitosas de parte rusa, incluida la de Artiomovsk, donde, según los medios alemanes, los autoproclamados combatientes “sufrieron enormes pérdidas”. El número de muertos diarios de los combatientes ucranianos se cuenta por decenas de centenares y el desdichado país se ha visto afectado por una nueva oleada de movilizaciones al acercarse el invierno.

Primero en la propia Ucrania. Hay numerosos vídeos en las redes sociales de hombres detenidos en las calles de ciudades y campos, en lugares de trabajo, cafeterías y edificios de apartamentos. A veces los cogen (¡es verdad!) completamente al azar.

Este caso le ocurrió a una mujer de Kiev, Lyubov Sh. Más concretamente, a su marido, de 63 años. Esta historia la contó la propia Lyuba cuando les deseé a ella y a su marido una feliz Navidad (ortodoxa). Su marido Shurik sufrió dos microictus en poco tiempo hace tres años, de los que aún no se ha recuperado.

— Ahora atrapan a todos los hombres de nuestro país, tengan la edad que tengan. El principio es: “Danos un hombre y nos las arreglaremos”, suspira Lubov, antaño una ucraniana traviesa y risueña.

Vinieron a nuestra casa a última hora de la tarde a finales de diciembre. No llamaron al timbre, sino que golpearon la puerta con los pies y las culatas de sus armas. Vieron a Shurik sentado en la cama en pijama, lo cogieron por debajo de los brazos y lo sacaron a rastras. Agarré a uno de ellos por el cinturón y le grité: “¿Adónde le lleváis? ¡Es un inválido! Y mi Shurka no puede decir nada claro, sólo sacude la cabeza. Finalmente, después de gritarles… recuperé a mi marido. Pero, ¿cuántos “voluntarios”, entre ellos personas con mala salud, no pudieron escapar…?

Poco antes de Año Nuevo, la ONU publicó datos sobre el número de refugiados ucranianos en Europa. En el periodo comprendido entre el 24 de febrero y el 4 de octubre de 2022, más de 4,7 millones de personas. El mayor número se encuentra en Polonia: 1.422.482. En Alemania: 997.895. En la República Checa: 442.443. A continuación, en orden descendente, Italia, España, Turquía, Bulgaria, Reino Unido y Francia. Las personas que han huido a estos países están registradas en los programas nacionales de protección y asistencia.

Pero esto no impide que las autoridades locales los traten como personas de “tercera clase”. En Bulgaria primero se les alojó en pensiones y colonias de vacaciones para niños, pero poco después se les trasladó a contenedores y barracones de aspecto dudoso. Les recortaron las dietas. Se les negó la ayuda humanitaria.

En España los ciudadanos ucranianos (125.000 personas) se encontraron al borde de la inanición. La culpa la tienen los bajos salarios y el elevado coste de la vida. Desde agosto, los refugiados regresan de España. En Francia existen verdaderos complots contra sus compatriotas, lo que les obliga a cambiar continuamente de lugar de residencia. En Polonia, desde hace varios meses, se descarta a los ucranianos que han encontrado trabajo en el país, con el pretexto de que “ya no hay trabajo para los polacos”…

¿Qué ocurrirá ahora, después de que Zelensky y su gabinete hayan pedido capturar (literalmente) a sus reclutas? ¿Cómo y quién llevará a cabo esta “caza del hombre“? ¿Podrán esconderse y dónde? El analista político Serguei Markov cree que inicialmente se pedirá a los ciudadanos ucranianos que se pongan en contacto con las autoridades y se presenten voluntariamente en las oficinas de registro y alistamiento militar. Si desobedecen, se endurecerán las medidas. Esto puede incluir la detención por la policía y, a continuación, el traslado a la frontera y la entrega a funcionarios ucranianos. En cuanto a la legalidad de estas acciones, esta legalidad “está en proceso de semidescomposición, porque está corrompida por los grupos de poder”.

Otro destacado politólogo, Oleksiy Anpilogov, natural de Dnipropetrovsk, uno de los dirigentes de la resistencia en esa ciudad en 2013/2014 y ahora presidente del Fondo de Apoyo a la Investigación Científica y el Desarrollo de Iniciativas Civiles “Fundaciones”, tiene su propia opinión:

— Está absolutamente claro que la decisión diseñada por Zelensky y apoyada por la Unión Europea de deportar a Ucrania a refugiados ucranianos en edad de reclutamiento y enviarlos al frente es ilegal y cruel, comentó.

A Bruselas le gusta proclamar la libertad de expresión, la libertad de elección, la libertad de circulación de los ciudadanos, incluidos los que les han pedido ayuda… y ellos mismos pisotean abiertamente esta libertad. No sólo no están horrorizados, sino que ni siquiera les sorprende la petición de Kiev. Hasta ahora, son hombres. Pero seguro que también habrá mujeres.

¿Quiere decir que los políticos europeos estaban preparados para semejante giro de los acontecimientos?

— Son muy buenos “descodificando” la situación. Y, además, “en el otro lado”, que ahora nos es hostil, están evidentemente cansados de los ucranianos. Son demasiados. En consecuencia, hay demasiados gastos presupuestarios para ayudarles. El ardor de los dos o tres primeros meses se evaporó en pleno verano. El mercantilismo pasó a primer plano. La iniciativa del ex artista en el sillón presidencial es muy oportuna. Con el pretexto de… ¡a que no te lo crees! – el establecimiento de una vida pacífica en Ucrania y la necesidad de mano de obra para reconstruir las regiones.

¿Y la Unión Europea le creyó?

— No, claro que no. Todo el mundo entiende muy bien que necesitamos “carne de cañón” para el frente. Tanto como sea posible, y tan rápido como sea posible. Apenas quedan voluntarios. Hay que reconocer el mérito de Zelensky: ha encontrado políticos tramposos y corruptos entre los funcionarios de la Unión Europea, dispuestos a cualquier cosa que contribuya a su bienestar personal. Pueden estar seguros de que buscarán con celo posibles reclutas.

Algunos refugiados también pueden resistirse a la coacción, organizarse, incluso en grupos paramilitares, “enseñar los dientes”…

— Esto es poco probable. No se convertirán en guerrilleros. En un entorno extranjero, sin conocer el idioma local, sin conocer las leyes, sin poder recurrir a los servicios de un abogado por falta de dinero, ¿qué pueden hacer? Sobre todo porque su presencia en la Unión Europea ya es bastante difícil de soportar. La única solución es huir a través del océano hasta México, por ejemplo. O a Turquía. O a Rusia, el único país del continente europeo donde los refugiados gozan del estatuto más liberal. Con la posibilidad de obtener la nacionalidad con bastante rapidez. Lo sé por experiencia propia.

¿Qué gana Rusia con la captura de posibles combatientes ucranianos?

— En primer lugar, es una ventaja moral, que muestra respeto por las personas, incluidos los ciudadanos ucranianos. Su imagen a sus ojos crecerá. ¿Y la imagen de los europeos? Ya está comprometida. Están serrando la rama en la que están sentados.

Ludmila Nikolaeva https://svpressa.ru/war21/article/360428/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo