La campaña secreta de sabotajes de la CIA en Rusia

Planificada desde hace años, la campaña de sabotajes de la CIA ha provocado muchas de las explosiones inexplicables y otros incidentes que han asolado el complejo militar-industrial de Rusia desde el inicio de la guerra, según tres antiguos funcionarios de inteligencia estadounidenses, dos antiguos oficiales militares estadounidenses y una persona estadounidense que fue informada sobre la campaña (*).

Puentes ferroviarios, depósitos de combustible y centrales eléctricas de Rusia han sufrido daños en incidentes inexplicables desde febrero del año pasado.

Aunque no hay personal estadounidense sobre el terreno en Rusia para llevar a cabo estas misiones, oficiales paramilitares de la central dirigen y controlan las operaciones. Los oficiales paramilitares están asignados al Centro de Actividades Especiales de la CIA, pero en comisión de servicio en el Centro de Misiones Europeas de la central. El uso de un servicio de inteligencia aliado para dar a la CIA una capa adicional de negación plausible fue un factor clave en la decisión de Biden de aprobar los ataques.

Aunque el mando y control del programa de sabotaje corresponde a la CIA por razones legales, el aliado de la OTAN tiene voz y voto en las operaciones que se llevan a cabo, ya que sus hombres asumen los riesgos. Aunque no se nombra al aliado europeo cuyos agentes están llevando a cabo la campaña de sabotaje, ya que ello podría poner en peligro la seguridad de las células operativas en Rusia, se trata del MI6, el servicio de inteligencia británico.

Cualquier acción encubierta de las agencias estadounidenses debe ser autorizada por una declaración presidencial. Después de que la inteligencia de Estados Unidos concluyera que Rusia había interferido en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, Obama firmó dicha conclusión para una acción encubierta contra Rusia antes de dejar el cargo, según el Washington Post. El hallazgo implicaba a la Agencia de Seguridad Nacional y al Mando Cibernético del Ejército, además de a la CIA, e incluía un plan para instalar “armas cibernéticas en la infraestructura de Rusia”, según el Washington Post.

Ese hallazgo de 2016 también incluía lenguaje sobre operaciones de sabotaje. La actual campaña de sabotaje habría requerido una conclusión totalmente nueva o una enmienda a una conclusión preexistente sobre Rusia.

La Banda de los Ocho

La portavoz de la CIA, Tammy Thorp, negó cualquier implicación de la central en la oleada de misteriosas explosiones que sacudieron las infraestructuras de defensa y transporte de Rusia el año pasado. “La acusación de que la CIA está apoyando de alguna manera las redes de sabotaje en Rusia es categóricamente falsa”, dijo la portavoz. En virtud del Título 50 del Código de Estados Unidos, que autoriza las acciones encubiertas, la CIA puede negar legalmente la existencia de estas operaciones a todo el mundo excepto a la llamada “Banda de los Ocho”: los presidentes y los miembros minoritarios de mayor rango de los Comités de Inteligencia del Congreso, el Presidente y el dirigente de la minoría de la Cámara de Representantes, y los dirigentes de la mayoría y la minoría del Senado.

La campaña del MI6, supervisada por la CIA, es sólo una de las muchas operaciones encubiertas de países occidentales en Rusia. Alarmados por la ofensiva militar rusa, otros servicios de inteligencia europeos activaron redes de resistencia largo tiempo inactivas en sus propios países, que a su vez enviaron operativos a Rusia para sembrar el caos sin ayuda de la CIA. Además, la inteligencia ucraniana y las fuerzas de operaciones especiales están llevando a cabo sus propias operaciones detrás de las líneas rusas.

Las múltiples campañas de sabotaje están surtiendo efecto, según Mick Mulroy, antiguo oficial paramilitar de la CIA. “Su valor es considerable y sirve para múltiples propósitos”, afirmó. Rusia ha tenido grandes dificultades para mantener sus líneas de suministro logístico. Estos ataques complican aún más sus esfuerzos por abastecer a sus fuerzas.

Al negarse a atribuirse el mérito de los actos individuales de sabotaje cometidos por el servicio de espionaje europeo dirigido por la CIA, las dos centrales envían un mensaje al Kremlin al tiempo que dispersan a los servicios de seguridad rusos en desbandada en todas direcciones para encontrar a los culpables. “El sabotaje y la subversión tienen un componente psicológico”, afirmó uno de los funcionarios.

Caen dos células de sabotaje

“En los últimos meses se han producido numerosos incendios en toda Rusia, especialmente en fábricas de armas y otros lugares cruciales”, declaró la analista rusa Olga Lautman, miembro del Centro de Análisis de Políticas Europeas. “Los medios de comunicación rusos informaron de estos incendios como incidentes separados. No crearon propaganda en torno a estos incidentes y los trataron como accidentes”.

Cuando a finales de abril se incendió un edificio de las Fuerzas de Defensa Aeroespacial rusas, en el que murieron más de 20 personas, los medios de comunicación públicos rusos informaron de que el incendio había sido provocado por un cableado defectuoso. Pero el Kremlin entiende que no se trata sólo de incendios accidentales y accidentes industriales, a pesar de lo que informan los medios de comunicación oficiales.

El solapamiento de varias campañas de acción encubierta tras las líneas rusas ha creado problemas a los servicios de espionaje occidentales encargados de estas misiones. Durante el verano, quedó claro para los oficiales de la CIA que existía una creciente necesidad de desconflictivizar a sus propios intermediarios en Rusia. Se han producido numerosos incidentes en los que se han cortado líneas de ferrocarril o tendidos eléctricos y han interferido involuntariamente con otras misiones.

Peor aún, dos células de sabotaje se destaparon mutuamente mientras apuntaban al mismo objetivo. Un agente murió y otro fue capturado en el tiroteo posterior con los servicios de seguridad rusos, añadieron. Según uno de los antiguos oficiales de operaciones especiales, desde entonces se ha trabajado mucho para evitar que vuelvan a producirse incidentes de este tipo.

Una vasta red de empresas tapadera

Las raíces de estas misiones de sabotaje dentro de Rusia son profundas. El servicio de espionaje aliado instaló algunos de los alijos de explosivos y materiales utilizados por estas células más de una década antes. En aquel momento, este servicio de espionaje actuó unilateralmente, sin ninguna participación de la CIA.

La CIA se involucró a fondo a partir de 2014, después del Golpe de Estado en Kiev. La central comenzó a planificar con el servicio de espionaje aliado la introducción de más agentes en Rusia con órdenes de pasar desapercibidos hasta que fueran necesarios. La primera de estas células durmientes bajo el control combinado de la CIA y el servicio de espionaje aliado se infiltró en Rusia en 2016.

Con el conocimiento de la CIA, el Servicio de Espionaje Aliado proporcionó a los agentes encubiertos de la célula durmiente lo que la comunidad de inteligencia denomina “leyendas” -falsas biografías que explicarían su presencia en Rusia- y los documentos para respaldar estas historias de tapadera. También existe lo que un ex militar denominó “una vasta red” de empresas tapadera que se crearon como plataformas de apoyo a estas operaciones entre bastidores. “Algunos de ellos se remontan a casi 20 años atrás”, afirmó un antiguo militar.

Las dos centrales han dado prioridad a garantizar que los agentes tengan una negación plausible si son descubiertos por los servicios de seguridad rusos.

Tras las infiltraciones de 2016, otros equipos se colaron en Rusia en los años siguientes. Algunos introdujeron de contrabando nuevas municiones, mientras que otros aprovecharon los alijos existentes.

Dos días antes del inicio de la guerra, el MI6 a través del cual la CIA dirige la campaña de sabotaje utilizó un sistema secreto de comunicaciones para activar sus células durmientes en toda Rusia. Esas células se desplazaban discretamente hasta los alijos de munición enterrados en el país y desenterraban explosivos y otros materiales necesarios para futuras operaciones. Tras inventariar y comprobar su equipo, los agentes esperaron la orden de atacar a sus objetivos.

Los comandos estaban preparados antes de la guerra

Algunos de los primeros ataques de sabotaje tras las líneas rusas tuvieron lugar fuera de Rusia, en Bielorrusia, cuando una red clandestina de trabajadores ferroviarios, piratas informáticos y fuerzas de seguridad disidentes comenzó a atacar las líneas ferroviarias que conectan Rusia y Ucrania, según el Washington Post. “A partir del 26 de febrero, dos días después del comienzo de la invasión, una sucesión de cinco ataques de sabotaje contra cabinas de señales paralizó prácticamente el tráfico ferroviario”, informó el Washington Post.

Mientras prosigue la guerra en Ucrania, algunos de los equipos supervisados por la CIA y el servicio de espionaje del aliado de la OTAN han estado viajando de un lado a otro de las fronteras internacionales para recoger más municiones y realizar ensayos de misiones.

La CIA y el MI6 han supervisado algunos de estos ensayos de misión, que tienen lugar en Reino Unido. El JSOC también apoyó las operaciones de sabotaje con información sobre objetivos procedente de plataformas de inteligencia, vigilancia y reconocimiento, como aviones no tripulados, que pueden ver y oír en las profundidades de Rusia.

“Los equipos de élite con los que tenemos mejores relaciones casi siempre reciben apoyo de vigilancia aérea para grandes operaciones de sabotaje” detrás de las líneas rusas, dijo una persona informada sobre la campaña, añadiendo que algunas de las plataformas ISR son modelos que nunca se han revelado públicamente. “Hay drones que aún no conocemos y que están por todo el espacio aéreo ucraniano y ruso”, añadió.

La CIA se creó en 1947 para ejecutar sabotajes contra la URSS

La CIA lleva realizando operaciones de sabotaje desde su creación en 1947. Durante la Guerra Fría, la central planificó y ejecutó operaciones de este tipo desde Cuba hasta Vietnam y por toda América Central. Misiones similares eran también una parte clave de los planes de la central para Europa Occidental, en caso de invasión de la Unión Soviética.

Pero mientras que esos planes contra los países del otro lado del Telón de Acero incluían redes de los llamados partisanos “rezagados” -civiles que llevan una vida normal hasta que el enemigo invade, momento en el que pasan a la acción y comienzan a llevar a cabo misiones de sabotaje y espionaje-, la actual campaña en Rusia se parece más a las operaciones de la CIA previas a la invasión de Irak en 2003.

En el periodo previo a la invasión, agentes paramilitares de la CIA entrenaron a 70 células kurdas y las desplegaron en las zonas de Irak controladas por Sadam Husein, atacando infraestructuras. “Acabamos con múltiples equipos operando dentro del espacio controlado por los iraquíes”, dijo Sam Faddis, ex oficial de operaciones de la CIA que dirigió uno de esos equipos. Sus actividades incluyeron el descarrilamiento de un tren de 90 vagones y la voladura de la oficina de un oficial de inteligencia iraquí, afirma Faddis.

Aunque el sabotaje pueda parecer un concepto anticuado, reminiscencia de las hazañas de T. E. Lawrence (“de Arabia”) en la Primera Guerra Mundial y de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) en la Segunda Guerra Mundial, sigue siendo una herramienta relevante para desbaratar la logística del enemigo y confundir sus zonas de retaguardia.

Las líneas ferroviarias y eléctricas son objetivos que pueden destruirse con explosivos y otras técnicas. “Aunque los materiales han mejorado, el montaje de las líneas ferroviarias ha permanecido esencialmente inalterado desde la invención de los trenes”, escribe el comandante del Ejército Daniel Meegan en su tesis de la Escuela Naval de Postgrado de 2020 titulada “Rompiendo los juguetes de otros: sabotaje en un mundo multipolar”.

Meegan utilizó tres estudios de caso en su investigación: la campaña de Lawrence contra los turcos en la Primera Guerra Mundial, las operaciones de la OSS en Grecia durante la Segunda Guerra Mundial y la actividad terrorista interna de Weather Underground en Estados Unidos en los años setenta. Estas operaciones “demuestran que grupos muy pequeños de saboteadores pueden tener un impacto considerable en organizaciones enemigas mucho mayores”. Este uso de pequeñas fuerzas de sabotaje permitió a los dirigentes y planificadores concentrar sus limitados efectivos y equipos en otros lugares, al tiempo que planteaban a sus enemigos múltiples dilemas”.

Fumar mata

El gobierno estadounidense ha guardado silencio sobre los misteriosos incendios y explosiones en Rusia. Pero Ucrania ha estado acosando al Kremlin en las redes sociales con los ataques, sugiriendo en más de una ocasión que unos fumadores descuidados eran los responsables de los inexplicables incendios en las instalaciones militares rusas. Después de que un misterioso incendio destruyera en agosto un depósito de municiones ruso en Belgorod, justo al otro lado de la frontera con Ucrania, el Ministerio de Defensa ucraniano se burló de Moscú diciendo que “¡Fumar mata!”

“Otra detonación de munición” debida al calor “en la región rusa de Belgorod”, se burló el Ministerio de Defensa ucraniano en agosto tras la noticia de una explosión en un depósito de municiones en Belgorod. “Dentro de unos meses sabremos si la munición rusa puede explotar a causa del frío”.

Los ucranianos también han empezado a insinuar su propia capacidad para atacar objetivos con operaciones de guerrilla tras las líneas enemigas, tanto en las zonas ocupadas de Ucrania como en Rusia. En agosto un alto funcionario ucraniano declaró al New York Times que un ataque contra una base aérea rusa en Crimea fue llevado a cabo por “partisanos” y que una “unidad militar de élite” de Ucrania fue responsable de la explosión de un depósito de municiones ruso en la península.

“Se ha informado ampliamente de que, tras la invasión de Crimea en 2014, la inteligencia estadounidense puso en marcha un sólido programa de entrenamiento para las fuerzas de operaciones especiales ucranianas. Es probable que estas mismas fuerzas estén dirigiendo los esfuerzos en estas operaciones de sabotaje en Crimea ahora”, dijo Mulroy.

Mientras tanto, continúan las misteriosas explosiones en el corazón del territorio ruso. Aunque estos actos de sabotaje pueden tener un impacto tanto psicológico como sustantivo en el Kremlin, también corren el riesgo de escalar el conflicto entre el mundo occidental y Rusia más allá de la capacidad de cualquiera de las partes para controlarlo.

Cuanto más dure la guerra, más descarados serán los sabotajes

Hasta ahora, los objetivos alcanzados por los agentes dirigidos por la CIA a través del MI6 han sido principalmente tácticos, más que estratégicos. Sin embargo, existe el peligro de que los actos de sabotaje, así como las bajas en el campo de batalla, puedan arriesgar una escalada militar.

Los ataques envían un mensaje a los dirigentes rusos de que pueden ser golpeados en su patio trasero. Eso podría tener un doble efecto: limitar las opciones militares de Rusia y provocar al Kremlin para intensificar la guerra. “Aunque su valor militar puede ser discutible, tales acciones podrían responder a las mayores preocupaciones de Putin y tener un impacto significativo en su cálculo de escalada”, dijo Douglas London, antiguo oficial de la CIA.

Pero estas consideraciones no excluyen las operaciones encubiertas, según Michael Kofman, director de estudios sobre Rusia en el Centro de Análisis Navales. Siempre existe el riesgo de un error de cálculo sobre las líneas rojas del adversario”, afirma Kofman. “Es un riesgo persistente, pero hay que sopesarlo con los objetivos de cada uno y las probables opciones de represalia del adversario. La clave está en navegar por un espacio entre la aversión al riesgo hasta el punto de la parálisis y la temeridad gratuita”.

A medida que la guerra se alarga, algunos aliados de la OTAN han dejado de apoyar las operaciones tras las líneas enemigas en Rusia. A medida que la guerra evolucionaba, las implicaciones políticas de estas operaciones asustaron a algunos gobiernos, pero Estados Unidos y Reino Unido, encargado de los programas de sabotaje, se mantuvieron agresivos.

Cuanto más dure la guerra, más descarada será la campaña de sabotaje, según un antiguo oficial de operaciones especiales, sobre todo si el Kremlin pasa a utilizar armas de destrucción masiva. “Como tenemos que enviar un mensaje más contundente a Putin, es posible que veamos operaciones en Moscú y otras ciudades clave”, concluyó.

(*) https://jackmurphywrites.com/169/the-cias-sabotage-campaign-inside-russia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo