El delantero centro que más goles marcó al fascismo

Rino Della Negra fue un futbolista excepcional. Murió fusilado a los 20 años cuando acababa de ser contratado por el Red Star, un club legendario fundado en 1897 en París por Jules Rimet. Nunca pudo expresar todo su talento sobre el césped. Refractario al trabajo obligatorio en favor de los nazis, se incorporó al grupo guerrillero de Manouchian, formado por emigrantes de muchos rincones del mundo, unidos por su aversión al fascismo.

En el Estadio Bauer de Saint-Ouen, donde juega el equipo, una grada de animación lleva su nombre. En 2013 los aficionados del equipo decidieron rendirle un homenaje anual y una jornada de conmemoración el 21 de febrero, aniversario de su fusilamiento en 1944.

Della NegraEse día los miembros de la Asociación de Veteranos de la Resistencia acuden al Estadio para recordar al joven delantero centro, un futbolista de origen italiano fusilado en el Monte Valerien, junto con otros miembros de la resistencia pertenecientes a Franco Tiradores y Partisanos – Mano de Obra Inmigrante, más conocido por su dirigente y organizador: Manouchian. Entre los combatientes de Manouchian estaba el español Celestino Alfonso, otro héroe de la resistencia.

Los aficionados del Red Star destacan tanto el compromiso político de Della Negra con la lucha antifascista, como su carácter internacional, opuesto al racismo y la xenofobia.

El Red Star es un club de la clase obrera en pleno centro de París, pero no siempre fue así. No fue creado por los trabajadores sino por Jules Rimet, el organizador de la primera Copa del Mundo de fútbol. Rimet era un burgués seguidor de la doctrina social de la Iglesia catolica. Los clubes de fútbol eran un intento de mantener a los trabajadores aferrados al Vaticano.

Sin embargo, el intento duró poco. El Red Star fue el abanderado del Partido Comunista y en la década de los cuarenta, cuando contrataron a Della Negra, jugaba en el campo del Stade de París de Saint-Ouen.

La resistencia francesa también se organizó en las diferentes especialidades deportivas. En 1941, en su boletín clandestino “Le Trait d’Union”, las juventudes comunistas decían que los clubes deportivos eran un “buen campo de acción” y proponían reconstuirlos. “Dentro de estos clubes debemos ser los defensores de los deportistas”, contra las nuevas reglas aprobadas por el gobierno colaboracionista de Vichy y “por un deporte libre e independiente”.

En 1943 Della Negra pasó a la candestinidad, donde era conocido por el seudónimo de “Robin”. Desde entonces tuvo que vivir con documentación falsa. Sin embargo, siguió compatibilizando el fútbol con la guerrilla. Jugó al fútbol con su nombre real en dos clubes diferentes, sin ser descubierto.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: