El Banco Central Europeo inicia hoy la marcha hacia un euro digital

Hoy el Banco Central Europeo (BCE) ha iniciado una consulta pública para la adopción de un “euro digital” que espera introducir a mediados del año que viene, aunque continuará emitiendo dinero fiduciario.

Una cosa no quita la otra. Habrá euros digitales y euros de papel, o sea, más moneda en circulación.

Los trámites se aceleraron el 24 de septiembre, cuando la bancarrota económica avanzó en el Viejo Continente de manera dramática.

Aunque las criptomonedas van ganando terreno muy rápidamente, sólo suponen el 0,6 por ciento del dinero que circula en el mundo como medio de pago. Por lo tanto la irrupción del euro digital no es una cuestión técnica sino consecuencia de la crisis del capitalismo.

En los últimos meses la expansión cuantitativa de la oferta monetaria mundial ha alcanzado otro máximo. No hay precedentes históricos, pero ni la emisión de moneda ni el aluvión de deudas han logrado frenar la crisis. El euro digital tampoco lo va a conseguir

El capitalismo ya está digitalizando las transacciones sin necesidad de una nueva moneda. El que no tiene bitcoins, tiene una tarjeta bancaria o paga tecleando en su móvil.

“Debemos estar preparados para emitir un euro digital si es necesario”, dice Christine Lagarde, Presidenta del BCE. La nueva criptomoneda existirá “junto al dinero, sin reemplazarlo”.

Está claro que el euro digital es necesario pero sólo para el BCE porque va a monetizar al menos una parte de la gigantesca deuda creada por la crisis.

También está claro que el euro digital no se va a poder sumar íntegramente al euro fiduciario sino que lo va sustituir sólo en parte. Lo que el BCE va a ganar por un lado lo va a perder por otro.

Es el fin de la “moneda única”. A partir del año que viene el BCE va a lanzar dos monedas. El euro digital va a consolidar la particion en dos de la eurozona. Habrá una moneda fuerte para Alemania y sus socios maś cercanos y otra devaluada para los derrochones del sur, entre ellos España.

Finalmente, cuando Lagarde habla de que el euro digital será necesario es porque el BCE está al borde de la explosión. El euro digital supone el paso a un sistema monetario totalmente controlado, lo cual incluye presupuestos públicos equilibrados. Para los países del sur será como una soga al cuello. Tendrán que recurrir a la caridad de los del norte.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: