Los televangelistas de bata blanca (del quirófano al plató de televisión)

La “pandemia de covid” ha provocado la aparición de una nueva categoría de médicos, los médicos “de plató”. No estamos hablando de las mesetas de Madagascar o de los Andes, sino de las mesetas televisivas.

Estos médicos eran desconocidos para el público en general antes de la crisis sanitaria. Fueron seleccionados por los medios de comunicación, que buscaban médicos expertos, o por el poder ejecutivo, que buscaba cortejar a los asesores científicos.

Procedentes de las más diversas especialidades (urólogos, médicos de urgencias, reanimadores, dietistas, médicos de cabecera, inmunólogos e incluso simples administradores como directores de hospitales…), la mayoría de las veces alejados de la de las enfermedades transmisibles, son cortejados por todas las cadenas de noticias porque el público se ha acostumbrado a estos personajes de bata blanca que saben explicar el interés de las medidas coercitivas del gobierno.

Esto se debe a que el argumento de autoridad combinado con un tono perentorio ante las cámaras es una estrategia de comunicación extremadamente eficaz que utilizan habitualmente los televangelistas estadounidenses. Estos modernos sucesores de los predicadores itinerantes metodistas ingleses del siglo XVIII basan sus estrategias de comunicación en la repetición del mismo mensaje básico utilizando un tono carismático con el fin de provocar una frenética adhesión colectiva de la audiencia, descartando cualquier inclinación al pensamiento crítico. Como todos los catecismos, la palabra no debe sufrir ninguna crítica porque cada pregunta lleva a una respuesta y cada respuesta corresponde a una pregunta.

Animados por la fama repentina, parece más fácil para estos médicos, que no son competentes en la dinámica de las epidemias ni en la evaluación de las intervenciones de salud pública, adherirse y vender un dogma ambiental ya hecho, en lugar de evocar información alternativa que puede requerir investigaciones y conocimientos especiales.

Oscilando entre un tono condescendiente y una agresividad paternalista, retransmiten y machacan con convicción la comunicación del poder ejecutivo, aunque sea contradictoria cada pocas semanas. Magister dixit, dijo el Maestro.

Para convencer, estos nuevos televangelistas no dicen “Dios dijo que…” sino “La comunidad científica dijo…” o “La ciencia demuestra que…”. ¿Quién puede estar en contra de Dios, la Comunidad Científica o la Ciencia? El matrimonio entre la televisión y la bata blanca está haciendo su gran trabajo: el poder de convicción de lo “visto en televisión” explota los principios elementales del marketing ante un público ingenuo.

Sin embargo, algunas aclaraciones permiten a cada uno desarrollar su propio espíritu crítico.

En primer lugar, ningún médico honesto puede pretender ser un representante de la comunidad científica, y mucho menos de la ciencia en general. La comunidad científica no respalda ningún dogma. Es un mosaico formado por una multitud de investigadores que comparan sus ideas y trabajos. Según el famoso filósofo de la ciencia Karl Popper, una teoría sólo puede considerarse científica si puede ser refutada. De lo contrario, no es ciencia sino ideología.

En segundo lugar, un médico no es un científico. Es menos y más que eso: es un hombre de arte. Un científico tiene una tesis científica, no una tesis médica. Un científico ha publicado un número mínimo de artículos científicos sobre los temas en los que se supone que es competente. Por supuesto, algunos médicos también pueden ser verdaderos científicos, pero entonces tienen dos doctorados y se dedican a la investigación.

En tercer lugar, un médico es competente en el ámbito de su especialidad o incluso subespecialidad. El público debería preguntarse por los discursos de un urólogo, un reanimador o un dietista sobre temas ajenos a sus competencias, como las epidemias de enfermedades transmisibles. No se le pide a un ginecólogo-obstetra que prescriba gafas, ni a un oftalmólogo que realice un parto.

Por último, las cuestiones médicas y las verdaderas cuestiones científicas no son resueltas por la mayoría. La ciencia no es una democracia y la verdad no la decide la mayoría de la gente, sean médicos o científicos. De lo contrario, la Tierra seguiría siendo plana y seguiría estando en el centro del Universo.

La ignorancia de estos principios por parte del público permite a los televangelistas de bata blanca manipular muy fácilmente a su audiencia mediante las conocidas técnicas de lavado de cerebro, cuyo objetivo es reducir la resistencia para facilitar la persuasión:

  • Aislamiento social: situación impuesta a la población durante los confinamientos y toques de queda, generando una vulnerabilidad extrema
  • Control de la información y denigración del pensamiento crítico: repetición del pensamiento único oficial con la advertencia de que hay que desconfiar de la información alternativa presentada como conspirativa y perteneciente al bando del “mal”.
  • Engaño: distorsión de la realidad mediante la simplificación para acentuar el dramatismo de la epidemia y mantener el miedo
  • Sumisión: estímulo para ajustarse al dogma
  • Identificación con el grupo: cada individuo abandona su propia personalidad para unirse a la del grupo, por ejemplo, los vacunados
  • Control del vocabulario: desde el comienzo de la epidemia se ha impuesto una verdadera novolengua (número de “casos”, “racimos”, “se están salvando vidas”, “no hay tratamiento”, “la única solución es la vacunación generalizada”, etc.)
  • Distorsión de la autoridad: la única autoridad médica válida es la del Estado, que concentra todos los poderes, retransmitidos por televangelistas con batas blancas. El discurso de otros médicos está pervertido y hay que evitarlo.

Por estos medios, la población se siente necesariamente debilitada física y moralmente. Los sujetos, al sentirse culpables de arriesgarse a contaminar a otros si no siguen estrictamente las reglas impuestas, siguen siendo los objetivos ideales de la persuasión psicológica.

Estos mecanismos de degradación de la población durante la pandemia de Covid-19 no podrían haberse puesto en marcha sin la complicidad de los grandes medios de comunicación y del poder ejecutivo al que sirven. Si los periodistas de estos medios hubieran hecho bien su trabajo, habrían seleccionado a los especialistas según el ámbito de su competencia para responder a las preguntas legítimas de la población, aunque sólo fuera consultando la naturaleza de sus trabajos accesibles en las bases de datos científicas. Así, las cadenas de noticias habrían propiciado debates contradictorios entre expertos que confrontaran todos los puntos de vista médicos, en lugar de entrevistar a un solo médico en cada plató, dejándole libertad para soltar su lenguaje ante una audiencia lo suficientemente debilitada como para dejarse ganar por el discurso oficial. Por ello, no es de extrañar que este público manipulado pronto constituya una mayoría que pretende obligar a la minoría disidente a unirse a ella en la servidumbre.

¿No es el principio fundamental de la democracia proteger a la minoría de la tiranía de la mayoría? Este es el papel de la Constitución, que se supone que protege los derechos de todos. Pero hay que respetarlo.

Ariel Beresniak https://francais.rt.com/opinions/91312-medecins-plateaux-nouveaux-televangelistes-ariel-beresniak

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: