Muere en Brasil una cobaya que participaba en el experimento de la vacuna china contra el coronavirus

El lunes la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) suspendió temporalmente los ensayos de la vacuna CoronaVac, desarrollada por la empresa china Sinovac Biotech, contra el coronavirus, debido a un “evento adverso grave”.

En un comunicado, el sitio web del organismo brasileño aclara que la decisión se adoptó tras registrarse un “efecto adverso grave” en el experimento de la vacuna, que ocurrió el 29 de octubre y fue comunicado a Anvisa. La interrupción está prevista en los estándares de buenas prácticas del organismo, a fin de evaluar la paralización del experimento.

El organismo sanitario advirtió en el comunicado que se “decidió interrumpir el estudio para evaluar los datos observados hasta el momento y juzgar el riesgo / beneficio de la continuidad del estudio. Este tipo de interrupción está prevista por los estándares de Anvisa y es parte de los procedimientos de Buenas Prácticas Clínicas esperados para los estudios clínicos realizados en Brasil”.

Con el estudio interrumpido, no se pueden vacunar nuevos voluntarios. Anvisa reitera que, de acuerdo con la normativa nacional e internacional sobre Buenas Prácticas Clínicas, los datos sobre voluntarios de investigación clínica deben mantenerse confidenciales, de acuerdo con los principios de confidencialidad, dignidad humana y protección de los participantes”.

Por su parte, ayer el Instituto Butantan, que dirige los ensayos con la vacuna del laboratorio chino en Sao Paulo, confirmó que uno de los voluntarios falleció por factores ajenos a la inmunización, 25 días después de haber recibido la vacuna.

Según el director del Instituto Butantan, Divas Covas, encargado de realizar los ensayos y la producción de la vacuna china, “la muerte no está relacionada con la vacuna”, por lo tanto, “no existe ningún motivo para la interrupción del estudio clínico”, que se encuentra en fase 3.

En el mismo sentido, se manifestó el gobernador de Sao Paulo al señalar que era imposible vincular la muerte con la vacuna. “Anvisa fue informada de un fallecimiento, no de un efecto adverso. Son asuntos distintos”, afirmó Covas.

La vacuna china ha sido protagonista de una batalla política en Brasil. Mientras el gobernador de Sao Paulo ha defendido el proyecto chino, Bolsonaro ha apostado por la de AstraZeneca. De hecho, el Presidente brasileño canceló un acuerdo de compra de 46 millones de dosis de la vacuna china que anunció el propio ministro de Salud.

El 15 del pasado mes de octubre murió en Brasil otra cobaya que participaba en un experimento paralelo de la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus.

comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: